Edición Impresa

De San Miguel a Tafí del Valle, en un abrir y cerrar de ojos

Un tour que comienza en la histórica capital de Tucumán y culmina en Tafí del Valle, este pueblo enclavado entre montañas de la cadena del Aconquija que por momentos pareciera resistirse al paso del tiempo.

Las nuevas tarifas aéreas, la suba del dólar y los feriados y vacaciones que se avecinan invitan a pensar nuevos destinos con diversidad de propuestas para viajar por la Argentina. De esta manera, la provincia de Tucumán alza la mano con una diversidad de propuestas.

Comenzando por la ciudad y hasta en lo más profundo de la yunga, la provincia de Tucumán no se agota en recursos para disfrutar y conectarse con el centro neurálgico de la independencia de nuestro país. Lo ideal, para quien visite este destino, es hacer base en San Miguel de Tucumán y de allí salir a recorrer los distintos circuitos turísticos.

VALLES CALCHAQUÍES

Molles, lapachos, tipas, laureles, jacarandás, orquídeas y bromelas envuelven senderos sinuosos que se desdibujan en la niebla. De pronto no se ve absolutamente nada. La camioneta que lleva los turistas parece flotar entre nubes y no hay nada más que resistir al apunamiento que cada vez es más persistente. En cuestión de segundos, el cielo se despeja y el sol asoma entre los cerros. Toda la atención está centrada en el paisaje. La presencia del cerro El Pelao y del dique La Angostura delatan la cercanía de Tafí del Valle. Se trata de la puerta de entrada a los Valles Calchaquíes.

Ahí está Tafí del Valle, este pueblo enclavado entre montañas de la cadena del Aconquija que por momentos pareciera resistirse al paso del tiempo. Pircas de piedra, construcciones de adobe y paja, artesanías en cerámica y la técnica agrícola cuyas huellas se advierten en las terrazas de cultivos. Sus productos artesanales, sus comidas típicas, sus 26 grados promedio de temperatura máxima durante el verano, sus paisajes deslumbrantes, y sobre todo, la idiosincrasia de un pueblo pujante, repleto de sueños e ilusiones y dispuesto a someterse a la era de la globalización, pero a veces ajeno a los avances tecnológicos y culturales, convierten la zona en una suerte de “isla exclusiva” en el norte argentino.

Expulsados los jesuitas de estas tierras por orden del rey Carlos III, el valle se dividió en estancias. Hoy los dueños -cuarta generación de una familia que hasta hace poco se dedicaba a la producción agrícola-ganadera- adaptaron la finca a las necesidades de gente que llega desde los lugares más remotos en busca de experiencias distintas. Lo llamativo es que tanto guías como queseros, mozos, recolectores agrícolas y demás personal abocado a las tareas del campo hace tres o cuatro generaciones que están allí. Y todos conviven como en los viejos tiempos, en familia.

Un programa aparte y que demanda poco tiempo es subir hasta el Abra del Infiernillo, que en su cima regala la mejor vista de Tafí del Valle.

Tucumán
Aventura. Tafí del Valle es dueño de uno de los paisajes más bellos de la Argentina.
Aventura. Tafí del Valle es dueño de uno de los paisajes más bellos de la Argentina.

AMPLIO ABANICO

En Tafí, la diversidad es el principal protagonista. Un grupo disfruta del arte y la historia en el Museo Jesuítico de la Banda, otros visitan el Museo de Mitos y Leyendas Casa Duende. Los extranjeros prefieren alojarse y pasar sus días en las estancias o en los hoteles boutique. Durante el día contratan excursiones: pescan truchas, participan de la recolección de cultivo, y de la elaboración de quesos y dulces.

Los más aventureros se internan a caballo cerro adentro hasta alcanzar los tres mil metros de altura sobre el nivel del mar. Hay desde circuitos cortos de un par de horas hasta travesías de dos días que incluyen asado a campo abierto y campamento. La oferta se complementa con trekking, excursiones en 4x4 y paseos de compra.

AIRES DE CAPITAL

De regreso, la ciudad de San Miguel de Tucumán ofrece una alternativa totalmente diferente. Lejos de la aventura, la capital provincial invita a perderse sin prisa entre edificios históricos como, por ejemplo, el ex Banco Provincia, frente a la Plaza Independencia. Actualmente se puede conocer a través del espectáculo “Tina, rumor de una nación”, una obra musical teatral que cuenta con actores, hologramas y una platea que gira, con una propuesta tecnológica muy atrapante en la que se reviven importantes momentos de la historia argentina.

También se destaca la Casa Histórica, donde se juró la Independencia Nacional el 9 de Julio de 1816. Perteneció a Francisca Bazán de Laguna y constituye, sin lugar a dudas, uno de los sitios históricos más importantes de la Argentina. De gran valor, el patrimonio del museo está integrado por objetos del período colonial y de las guerras de la independencia. En sus dos patios además es posible observar diferentes especies de árboles y plantas, como jazmín de leche, arrayán, jazmín paraguayo, lapacho rosado, naranjo agrio, algarrobo blanco, entre otras.

Otro de los recomendados es un el Parque 9 de Julio, el principal paseo verde de la capital tucumana, conocido como el “pulmón de la ciudad”. Fue trazado en forma de óvalo, idea del arquitecto francés Carlos Thays e inaugurado para los festejos del centenario de la Independencia en 1916. Numerosas especies de árboles dan vida a este parque que encierra múltiples monumentos. Se puede conocer el reloj floral, la fuente luminosa, el lago San Miguel y algunos de los bares y restaurantes más notables de Tucumán. Además, cuenta con pistas de salud, zonas de juegos para niños y un rosedal cuyo perfume se adueña del ambiente.

Tucumán

ENTRE PIRCAS Y CARDONES

A 22 kilómetros de Tafí se accede a las Ruinas de Quilmes, considerado uno de los asentamientos indígenas más importantes del país. La reconstrucción parcial de la antigua ciudadela deja ver que la población estaba asentada en una suerte de anfiteatro natural a 2.000 metros de altura. Caminar entre pircas e inmensos cardones (crecen no más de un centímetro y medio por año y algunos superan los diez metros de altura) hasta llegar a una altura considerable permite imaginar cómo vivían los indios Quilmes hace más de 2.800 años.

DÓNDE ALOJARSE

Para que la experiencia sea premium, la mejor opción para hospedarse es el Hotel Garden Plaza, ubicado en el centro de la ciudad (Laprida 35), justo frente a la Plaza Independencia, lo que permite un fácil acceso a todos los atractivos turísticos. El hotel fue recientemente inaugurado y se caracteriza por reflejar en un ambiente moderno y contemporáneo las raíces de la provincia. Dispone de 100 habitaciones, entre ellas, cuatro Suites Presidenciales, ocho Juniors Suites, habitaciones Vip y Superiores, todas ellas con las últimas tecnologías en smart TV, carga de celulares vía USB, Wi-Fi, etcétera. Además, cuenta con un bar patio llamado Los Naranjos, con una propuesta gastronómica única en la zona con patio cervecero y tragos de autor.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario