Política

Debate de dos: Alberto y Macri monopolizaron en corrupción y pobreza (Espert logró colarse)

El candidato del Frente de Todos fue eficaz en los embates al Gobierno sobre la situación social. Macri, en corrupción. Del Caño, con estrategia propia. Centurión y Lavagna no lograron entrar al juego.

Fue un debate entre dos, prácticamente sin excepciones. Salvo por la pericia de José Luis Espert en derivar un misil hacia Alberto Fernández que supo ser extremadamente útil para Mauricio Macri, el resto del espectáculo que se vio ayer en la Facultad de Derecho cuando los candidatos presidenciales tuvieron su segundo debate fue prácticamente un ping pong entre Alberto F. y el Presidente. No es sólo un dato descriptivo, sino una realidad que refleja la estrategia que se siguió ayer en ese debate, donde algunos de los candidatos terminaron siendo críticos pero de alguna forma funcionales a alguno de los dos primeros en las PASO y otros eligieron un camino solitario. Quizás sólo Roberto Lavagna se mantuvo en el medio, pero con la misma fuerza de impacto light que se vio en la primera ronda de Santa Fe. En esos términos resulta difícil armar un podio de ganadores y perdedores. En los temas de empleo y producción era previsible que Macri no tendría demasiada defensa. Tampoco en pobreza y hambre que el candidato del Frente de Todos utilizó con frecuencia. En corrupción y obra pública, si bien el Presidente sufrió embates, Alberto F., no fue eficaz a la hora de responder acusaciones sobre el Gobierno de Cristina de Kirchner, las mismas que no sólo llegaron de Macri, sino especialmente también de Espert.No fue sorpresa que el tramo del debate reservado para el rubro “Empleo, producción e infraestructura” derivara inmediatamente en planteos sobre la economía y al mismo tiempo la corrupción. La síntesis de los ida y vuelta dejó muestras de la pelea entre ambos.Macri sobre Alberto F. por un posible balotaje: “!Lo voy a tener que estar escuchando dentro de tres semanas diciéndome lo mismo, espero ganarme el cielo en vida”.Alberto F.: “Mi índice sólo marca errores y señala inconductas. Lo que hay que ver es el índice de pobreza, el de inflación. Ocupémonos de lo importante”.Macri: “Es indignante oírlos hablar de pobreza, no les creo nada. Gobernaron 24 años el país. Alberto Fernández intervino el INDEC. En 2014 escribió una columna diciéndole a la expresidenta que era inmoral ocultar la pobreza”. Alberto F.: “Presidente, no nos parecemos. Cuando termine su mandato va a tener 40% de pobres. La pobreza la multiplicó, pero lo más grave es cómo multiplicó el hambre”.En el debate Lavagna arrancó terminante: “Ninguno de los candidatos tiene una propuesta para una economía como esta, que lleva 8 años de recesión. El desafío es crear 2 millones de puestos de trabajo en un mandato de 4 años”. Y si bien no habla Lavagna de una reforma laboral, sí lo hizo de una política que permita bajar “costos de contratación” para las pymes.También Espert se metió por ese camino. “Las leyes laborales argentinas están basadas en la Carta del Laboro de Mussolini; no han servido”. Acusó a una “cofradía feudal” de sindicalistas “corruptos, delincuentes partícipes necesarios de algún asesinato. Es necesario derribar el edificio legal de las relaciones laborales en Argentina”, avisó.En ese tema Espert fue el más duro y quien dio más precisiones: “No tiene nada que ver lo que cierra Ford en una negociación en Pacheco con un taller mecánico en Famaillá: vamos a eliminar las contribuciones patronales e ir reduciendo los aportes personales”.Alberto F. de nuevo le apuntó a Macri: “Es un presidente que piensa que el trabajo es un costo. El Presidente uberizó la economía argentina. Las sociedades modernas prestan mucha atención al trabajo registrado. Los dadores de trabajo son las pymes y en los tiempos de Macri se cerraron 43 pymes por día”; y luego lanzó: “Dejen de pagar tarifas dolarizadas que sólo benefician a los amigos del Presidente”.Centurión se cruzó entonces para acusar al sistema de obra pública durante el kirchnerismo y detrás apareció Macri: “Ellos hablan de empleo. Entre 2011 y 2015 se estancó la creación de empleo”. Luego reconoció la crisis actual pero prometió: “Saliendo de la incertidumbre se volverán a crear”.De ahí desembarcó en la corrupción: “Lo dijo Lavagna cuando renunció”, dijo Macri sobre la conocida denuncia del exministro de Economía sobre los sobreprecios, “por el precio de una autopista K nosotros hacemos dos”, sentenció.Del Caño fue al tema social y criticó: “Cada vez que lo escucho a Mauricio Macri veo que jamás va a poder entender lo que sufre una familia. Siguen con la misma agenda de siempre. La patronal, el fmi, quitar derechos a los trabajadores y no pudo”.Y también se acordó de Alberto F. cuando mencionó el pedido de la UIA sobre una reforma laboral: “Miguel Acevedo cada vez que se reúne con Alberto se lo pide”.En materia de corrupción, Alberto F. le respondió a Macri con una acusación y una defensa. “En materia energética lo único que hizo fue llenar los bolsillos de sus amigos”, le dijo al Presidente. Y luego se defendió: “Usted dijo que cuando fui jefe de Gabinete no vi la corrupción en obra pública. Usted desde su familia no vio lo que ocurrió en la obra pública. Y lo reconoció cuando murió su padre”.Fue un escala en ese tema que luego completó cuando pronosticó: “Al Presidente, cuando deje el Gobierno, le esperan más de 100 causas”.Espert le tomó el guante en uno de los pocos cruces que abrió un juego que parecía monopolizado en los dos candidatos principales: “Tengo una pregunta para Alberto Fernández: a la luz de las denuncias parecería ser que durante el kirchnerismo hubo una asociación ilícita. ¿Usted no vio nada?”.El candidato del Frente de Todos le respondió: “Cuando lo vi lo denuncié y me fui a mi casa. Ningún juez me llamó a declarar. No tengo nada que ver con la corrupción”.Atrás entró Macri: “Es de muy mal gusto citar a alguien que no se ‘puede defender’”, dijo sobre la acusación a su padre. El cierre tuvo a Centurión prometiendo ponerle “patria a la política argentina”. A Macri advirtiendo que “el kirchnerismo volvió a poner agresivo” y lo relacionó a los actos en la gira del “Si, se puede” para anunciar después “Vamos a dar vuelta la historia de la argentina”Del Caño denunció: Macri se va en poco tiempo, pero se queda la crisis y el FMI y los gobernadores del Frente de Todos que fueron cómplices del gobierno de Macri” Por segunda vez entonces mencionó la crisis de Ecuador y Chile, Lavagna pidió un acuerdo de mínima con limitaciones al poder, algo imposible en el sistema argentino y dialogo permanente. Lo siguió Espert que tras criticar a Macri por su rally económico le advirtió a Alberto F.”Si llega a hacer el grueso de los que dice que va a hacer va a tener una crisis que va a dejar chiquitita a la crisis de Macri”. El final del candidato del Frente de Todos fue apelando a María Elena Walsh y su “Cigarra” y tras relatar los últimos 50 años de historia, colocó a Néstor Kirchner en el debate y prometió volver a poner de pie el país.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario