Economía

Debutó el Nasdaq chino con subas de hasta 520%

Con un sistema de salidas a Bolsa al estilo estadounidense, el índice STAR sumó u$s44.000 millones en capitalización. Lo integran por ahora 25 empresas.

Shanghái - El nuevo índice bursátil STAR, que emula al tecnológico estadounidense Nasdaq, se estrenó ayer con gran éxito y un incremento espectacular de hasta el 520%. Este movimiento supone u$s44.000 millones adicionales en capitalización de mercado para las empresas integrantes, superando las expectativas de unos veteranos inversores que se preparan para más subas.

Dieciséis del primer lote de 25 empresas que cotizan en el índice -que van desde fabricantes de semiconductores hasta empresas de salud- duplicaron con creces unos precios de salida a Bolsa que ya eran altos.

Las empresas del índice STAR, operado por la Bolsa de Shanghái, acumularon una ganancia media del 140% en un agitado primer día de operaciones que activó los limitadores del mercado diseñados para calmar la actividad cuando esta se vuelve frenética. El valor que menos subió lo hizo un 84,22%. En total, la capitalización añadida en el primer día de cotización fue de unos u$s44.300 millones.

“Las subas de cotización son más locas de lo que esperábamos”, dijo Stephen Huang, vicepresidente de Shanghai See Truth Investment Management. “Se trata de buenas empresas, pero las valoraciones son demasiado altas. Comprar ahora no tiene sentido”.

Modelado a partir del Nasdaq y completado con un sistema de salidas a Bolsa al estilo estadounidense, STAR podría convertirse en el intento más audaz de China hasta la fecha para reformar su mercado de capitales. También se ve impulsado por la ambición de Pekín de llegar a ser tecnológicamente autosuficiente, en un momento en que una guerra comercial prolongada con Washington ha atrapado a las empresas tecnológicas chinas en un fuego cruzado.

El nuevo índice chino cuenta con reglas de introducción en Bolsa muy flexibles para ayudar a las empresas prometedoras a capitalizarse con mayor facilidad y financiar su desarrollo.

También tiene el claro objetivo de mantener en China a las perlas nacionales de la tecnología, en tanto el gigante asiático compite con Estados Unidos por el dominio de este sector crucial.

Actualmente, más de 3.000 empresas integran el Nasdaq en Wall Street, mientras que su equivalente de Shanghái sólo tiene 25 por ahora, sin grandes nombres conocidos.

“Si China no hubiera lanzado una nueva plataforma bursátil dedicada al sector tecnológico, perdería una oportunidad clave de hacer evolucionar su desarrollo financiero hacia la nueva economía”, estima Yang Delong, economista jefe de First Seafront Fund Management, con sede en Shenzhen.

Los gigantes chinos Alibaba (comercio online) y Baidu (motor de búsqueda) cotizan desde hace varios años en Wall Street. En cambio, el mastodónico Tencent (internet) eligió la Bolsa de Hong Kong.

Al cotizar en el exterior las grandes empresas chinas, Pekín tiene menos influencia en sus ingresos. Además, las restricciones del país para la compra de títulos extranjeros impiden a los inversores chinos beneficiarse del éxito de estas empresas.

“Creo que los valores científicos y tecnológicos tendrán una importancia mayor en el mercado de capitales chino, pero eso tomará su tiempo. Tal vez 10 o 20 años, inclusive más”, destaca Jiang Liangqing, gestor de fondos de Ruisen Capital Management.

Contrariamente a la legislación vigente, el STAR Market permite cotizar en Bolsa a empresas que aún no han generado beneficios.

Para los primeros cinco días de transacciones no se ha impuesto un límite de fluctuación diaria (en Shanghái y Shenzhen es del 10%). No obstante, tras este corto período, éste será del 20% en el STAR Market.

Este proyecto de plataforma bursátil había sido anunciado por el presidente chino Xi Jinping en noviembre pasado.

Agencias Reuters y AFP

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario