Edición Impresa

Defensa busca socio sudafricano para poder vender el avión Pampa

• EL JET ENTRENADOR AVANZADO IA-63 TENDRÍA POSIBILIDADES DE FINANCIAMIENTO PARA SU PRODUCCIÓN
Paramount Group aterrizó en el país en 2012. La propuesta no se conoce en detalle, pero en principio se proponen comprar 6 unidades.

El ministerio de Defensa evalúa un socio sudafricano para la producción y comercialización del jet entrenador avanzado IA-63 Pampa III.

Se trata de Paramount Group una empresa con base en Johannesburgo que aterrizó en el país en 2012 mediante un acuerdo estratégico con la Corporación para la Defensa del Sur (Codesur), la firma comercial del ex guerrillero Mario Montoto. Codesur fue uno de los interesados en el llamado que había hecho la Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA) para desarrollar partes del Pampa en un intento por reemplazar proveedores tradicionales que el management del gobierno anterior consideraba afines a la OTAN. La compañía sudafricana se especializa en el desarrollo y producción de vehículos blindados para seguridad interior, ofrece sistemas de defensa aérea "llave en mano", vigilancia marítima y de fronteras, también compra aviones de combate los moderniza y los coloca en mercados emergentes. Quizá la actividad que más conoce el sector de la defensa y la seguridad global es su capacidad de prestar servicios de ejército privado. PMSC, sigla en inglés de Private Miltary and Security Contractor, es una unidad de negocios que atiende requerimientos de las Naciones Unidas para distintas operaciones, por caso, garantizar la distribución de logística en países bajo conflicto. Una línea muy fina entre la actividad mercenaria y la que se lleva a cabo por contrato con el organismo internacional.

El romance con Paramount Group floreció nuevamente con el arribo de Rachel Braun, directora de desarrollo de negocios para las Américas. Oscar Aguad tomó contacto con la blonda ejecutiva al término del acto por el 90 aniversario de FAdeA que tuvo lugar el 10 de octubre pasado en Córdoba. Un día más tarde, Mario Frigerio subsecretario de Investigación, Desarrollo y Producción la recibió en su despacho, estuvo acompañada por el brigadier Alejandro Amorós, director de Planes, Programa y Presupuesto de la Fuerza Aérea Argentina. El mando aéreo a cargo del jefe Enrique Amreim patrocina la iniciativa sudafricana que entró a conocimiento de los aviadores durante la gestión del entonces secretario de Logística, Walter Ceballos. La propuesta no se conoce en detalle, el marketing dice que se proponen comprar 6 Pampas y que pueden proveer la aviónica del entrenador y ofrecer el apoyo estratégico a FAdeA para la comercialización en el exterior.

La Fabrica Argentina de Aviones, emplazada por la jefatura de Gabinete, tiene que mostrar resultados. Culminar el contrato con el Ministerio de Defensa y la Fuerza Aérea para garantizar la producción de las 18 células del jet entrenador avanzado IA-63 Pampa que duermen en el hangar 90. Las estructuras están construidas, resta la parte más difícil integrar todos los componentes y sistemas junto con la aviónica.

El 7 de abril pasado al cumplirse un año en el puesto de presidente de la planta, Ercole Felippa dio a conocer un informe de gestión. Enunció que el plan de producción contemplaba finalizar 3 aviones Pampa III este año. Quedó en nada. Felippa recalculó ahora la fabricación para marzo de 2018 según dijo el 10 de octubre en el discurso de conmemoración de los 90 años de la creación de la planta. Rodar el balón hacia adelante sin sacar un solo avión de la línea parece una estrategia de supervivencia política más que un plan de producción. Son muchas las voces que señalan cierto desapego al trabajo en FAdeA en contraste con su ocupación en la industria agro láctea, el sector de origen.

La llegada de Paramount y de otro emprendedor, Grob Aircraft de origen alemán con el propósito de comercializar la joya de FAdeA animaron las posibilidades de financiamiento que la Argentina sola no está en condiciones de ofrecer. El secretario Frigerio sumó al Banco de la Nación y al Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE) entidad que está bajo la órbita del ministerio de Producción, a una task force que también integra la cancillería y esta semana debatirán mercados y estrategias de exportación del Pampa.

La cuestión FAdeA-Pampa movilizó al Congreso, la Comisión de Defensa de la Cámara de Diputados pidió una reunión informativa al ministro Aguad. El ministro recibió sólo a la diputada Nilda Garré, presidente de la Comisión. Hay pendientes. Se sabe que la Cámara baja tiene proyectos de ley de Offset que deberían progresar antes de que el ministerio y FAdeA avancen en la búsqueda de socios para el programa Pampa. "El formato legal del offset es una herramienta de complemento indispensable en la política industrial aeroespacial" dijo a este diario el diputado Gastón Roma, miembro de la comisión de Defensa.

Los acuerdos offset son compensaciones (comerciales, industriales o tecnológicas) que exige el Estado a quien vende un bien (aviones, sistemas o conjuntos) o un servicio. Se calcula en porcentaje sobre el monto del contrato. Puede darse como transferencia de tecnología, herramental, contrataciones a las firmas locales, cursos de instrucción y capacitación, entre otros.

"Estoy a favor de una norma que permita el desarrollo de nuestras pymes de alta especialización, el mundo en el sector aeroespacial y de defensa se mueve con esa legislación. Miremos a nuestro socio estratégico, Brasil, ahí está Embraer que creció a nivel global, desde sus orígenes aplicó la ley de offset que produjo un envión al sector desde aquel contrato de construcción del primer jet entrenador el Xavante, derivado del italiano Aermacchi MB-326", agregó el diputado Roma.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario