Deportes

Del emotivo llanto de Acuña al aplastante andar del hockey: lo mejor del día 2 en el Parque Olímpico

El taekwondista José Luis Acuña, subcampeón mundial junior, cayó en los cuartos de final frente al nigerino Mahamadou Amadou en la categoría -55 kg y no pudo lograr la primera medalla para la delegación argentina. Su llanto sobre el tatami junto a su rival emocionó a todos. A su vez, Las Leoncitas y Los Leoncitos volvieron a golear en la segunda fecha del Hockey 5.

Se vivió un marco espectacular en unos de los pabellones del Parque Olímpico de la Juventud cuando José Luis Acuña se subió al cuadrilátero para enfrentar al nigerino Mahamadou Amadou por los cuartos de final de la categoría -55 kg de Taekwondo.

El campeón del mundo juvenil era una de las más firmes esperanzas para los hinchas locales que colmaron la tribuna con mucho ruido y banderas para alentar al neuquino, que en su primer combate confirmó su condición de favorito al vencer cómodamente por 13-4 al libio Sulayman Alqade.

El reloj marcaba las 16.45 cuando Acuña apareció envuelto en una gran ovación y bajo la atenta mirada de Sebastián Crismanich, ganador durante los juegos Londres 2012 del único oro olímpico que tiene el país en la disciplina, y gran referente del joven de 15 años.

Tras un mal comienzo en el que el africano tomó la ventaja y se llevó el primer round por 3-0, Acuña pareció salir del asombro de tantos ojos mirándolo y emparejó las acciones. Sin embargo, esa segunda ronda también fue negativa para el deportista de Neuquén, que perdió 2-0. El último asalto tuvo que ser a todo o nada y Acuña no defraudó. Con unos excelentes dos minutos, logró levantar el 1-5 y terminar el combate empatado en siete, para forzar el round desempate donde a 9 segundos para el final, recibió un golpe de Amadou que cerró sus sueños de medalla y le dio el triunfo al representante de Niger por 10 a 7.

Como en una película de Hollywood, ambos competidores terminaron tirados en el tatami (suelo) llorando. Uno, Acuña, desconsolado y lleno de tristeza por quedar a un paso de asegurar la medalla para su país, el otro, Amadou, estallaba de alegría, pero fue sumamente respetuoso. Tanto que se arrodilló junto al argentino y pidió perdón al público por haberlo eliminado.

Las palabras luego de la derrota.

Aún con lágrimas en los ojos, José Luis Acuña se acercó a la zona mixta para hablar con la prensa. Allí felicitó a su rival y lo reconoció como un "justo ganador". Luego explicó que el combate se perdió por detalles y en alusión a su favoritismo por haber derrotado al nigerino en ocasiones anteriores agregó: "Ninguno de los que viene a un Juego Olímpico es malo y a todos se los respeta".

Acuña tiene bien en claro lo que sigue para su futuro. "Este Juego me deja mucha alegría a pesar del resultado adverso. Me enseñó que nunca hay que bajar los brazos y que en un Juego Olímpico puede pasar cualquier cosa. Llegar hasta esta instancia no es fácil".

Para finalizar, Acuña, un joven de 15 años, contó sus sensaciones sobre haber combatido con todo el público a su favor e indicó que lo que para muchos puede ser un plus, también puede ser una carga. "Teníamos ese plus de estar en casa, de ser anfitriones, pero también juega un poco en contra por lo que es perder y no darle a la gente lo que vos querés pero esto es deporte y es así".

Las Leoncitas y Los Leoncitos, unas fieras indomables.

Los seleccionados femenino y masculino de hockey sobre césped continúan con su andar arrollador tras las goleadas a Austria y Vanuatu, respectivamente.

Los tantos del triunfo de las chicas los convirtieron Brisa Bruggeser y Celina di Santo, por duplicado, y Josefina Rubenacker y Sofía Ramallo sellaron el marcador.

Este martes Sudáfrica, que también viene con puntaje ideal, será el rival.

El equipo masculino, a su vez, vapuleó con un 18-0 al conjunto de Oceanía y se llenó de confianza para el duelo, también este martes, ante Polonia.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario