Espectáculos

Demandan a Netflix por "El lavadero"

Los abogados de los millonarios, cuyos nombres son usados en el film, quieren impedir el estreno

Con una demanda millonaria que acaso le sirva de publicidad, se estrena mañana en Netflix el film de Steven Soderberg sobre los Panama Papers, “The Laundromat” (“El lavadero: dinero sucio”), producida por la plataforma y estrenada de manera acotada en algunos cines del mundo; en nuestro país sólo se verá a través del streaming.

El elenco multiestelar está encabezado por Meryl Streep, Gary Oldman, Antonio Banderas, David Schwimmer, Jeffrey Wright, Robert Patrick y Sharon Stone, y cuenta la historia de una viuda (Streep) que cae en una trampa financiera y decide investigar qué sucedió con su dinero. Sin querer, termina descubriendo transacciones que podrían vincularse a un estudio de abogados de Panamá con interés en ayudar a los ciudadanos más ricos del mundo a acumular fortunas aún mayores.

Los abogados Jürgen Mossack y Ramón Fonseca, fundadores de la firma Mossack Fonseca, presentaron anteayer una demanda contra Netflix donde le reclaman el pago de 10 mil millones de dólares, por presunta difamación, invasión de la privacidad, publicidad falsa y violación de marcas. La demanda civil alega que el film los presenta “como abogados despiadados e indiferentes, que están involucrados en lavado de dinero, evasión de impuestos, sobornos y/u otras conductas criminales”. También refieren que el nombre “real” de ambos se usa en la película, de manera “difamatoria”. Señalan en la demanda que en el avance de la película se indica que está “basada en una mierda real”, y acto seguido aparece en pantalla la pregunta: “¿cómo hacen 15 millones de millonarios en 200 países para mantenerse ricos?”. Respuesta: “con abogados como estos”, y acto seguido aparecen los actores Gary Oldman y Antonio Banderas, que interpretan a Mossack y Fonseca, respectivamente, riendo “siniestramente, vestidos con ropa llamativa”.

La película, basada en el libro “Secrecy World: Inside the Panama Papers Investigation of Illicit Money Networks and the Global Elite” (2017), de Jake Bernstein, debutó en la Mostra de Venecia donde compitió en la sección oficial con “El Joker” y “J’accuse” de Roman Polanski, entre otras.

La investigación de los Panama Papers, en la que participaron unos 400 periodistas de todo el mundo, reveló cómo, a través de la firma, diversas personalidades de la política, el deporte, la farándula y la realeza ocultaron fortunas y evadieron impuestos en sus países de origen.

Soderberg ha dicho que la película es, antes que nada, una denuncia y una lección, con tono irónico, sobre la corrupción, el sistema económico y los paraísos fiscales.

En Panamá, Mossack y Fonseca están en libertad luego de pagar una fianza de medio millón de dólares cada uno, mientras son investigados.

Durante la conferencia de prensa en Venecia, Meryl Streep aclaró que la historia “es una forma entretenida, veloz y divertida de contar un chiste muy negro. Un crimen que tiene víctimas y muchas de ellas son periodistas. Los Panama Papers fueron el resultado del trabajo de periodistas de investigación, algunos de los cuales murieron por ello. Como Daphne Caruana Galizia, una periodista de Malta que estaba investigando a personas del gobierno de su país y su conexión con los paraísos fiscales: su auto explotó, con ella dentro, delante de su propia casa. Y la gente sigue muriendo”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario