La batalla de los €600 millones: jugadores de Barcelona contra la dirigencia por recorte salarial

Deportes

Los capitanes de Barcelona no aceptaron la rebaja de sueldos que llegaba a un 70% y recibieron una contrapropuesta. El club busca bajar las pérdidas que le demandará el coronavirus, que se estiman en € 600 millones.

La guerra contra el recorte salarial que pretende "socializar" las pérdidas que la pandemia de coronavirus provoca en los clubes de fútbol de Europa comenzó a librarse en Barcelona.

La primera batalla de las muchas que se anuncian cuando la situación global se normalice en las principales Ligas de Europa apenas comienza y tiene un final tan incierto como el futuro del planeta en la era post Covid-19.

Por lo pronto, el plantel "blaugrana" decidió plantar bandera y comandado por Lionel Messi, Gerard Piqué, Sergio Busquets y Sergi Roberto rechazó de plano una propuesta para recortar los salarios en un 70% en algunos casos y un 50% en otros.

Los capitanes, surgidos todos de la cantera del club, conocida como La Masía, descartaron la posibilidad de compartir los daños mientras dure la cuarentena obligatoria, en el caso de Barcelona, se estima rondarían los 600 millones de euros.

La masa salarial del plantel catalán asciende a unos 1.047 millones de euros y, en virtud de lo expresado por su dirigencia, el club pretende reducirla a unos 507 millones de la misma moneda.

Ante el rechazo de la comisión sindical interna, según se informa, surgió una "propuesta superadora" consistente en recortar un 30% los ingresos de los jugadores en la toda temporada que va de julio de 2019 a junio de 2020.

No se sabe cuál fue la respuesta de los representantes del plantel entrenado por Quique Setién a esa alternativa, pero lo que sí se supo es que la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) respaldó la postura de sus representados.

Los capitanes el primer equipo de fútbol no fueron los únicos en darle la espalda a los dirigentes encabezados por Josep María Bartoméu, presidente de Barcelona, pues también hizo lo propio la comisión sindical del plantel de básquetbol.

Frente a este escenario, el máximo directivo y sus colaboradores convocaron a una reunión urgente del Consejo de Admnistración para evaluar los pasos a seguir, virtual claro (teleconferencia) en virtud de la emergencia sanitaria.

Habrá que esperar entonces para saber si se avanza rumbo a un diálogo consensuado o se decide romper lanzas y aplicar el recorte salarial del 70% de forma unilateral a todos los deportistas con las consecuencias que esto tendría.

El clásico rival de Barcelona, Espanyol, también propuso un recorte en los ingresos de sus jugadores frente a la emergencia que según el diario Sport sería por un porcentaje similar, aunque tampoco habría acuerdo entre las partes para aplicarlo.

Difícil se anuncia también esta situación pues la masa salarial del club "Periquito" es la más alta de la historia y la propuesta de los dirigentes considera que la rebaja se aplique en forma retroactiva a la fecha en que se paró la actividad.

En la víspera, la Federación Española de Fútbol (RFEF) decidió poner a disposición de los clubes de primera y segunda división "una línea de crédito" de 500 millones de euros para ayudarlos a afrontar la inesperada situación.

El titular de la entidad, Luis Rubiales, hizo el anuncio al confirmar que los préstamos tendrán entre cinco y seis años de gracia para ser saldados y que cada club interesado podrá tener acceso a 20 millones de euros como máximo.

Una cifra descomunal para cualquier mortal, pero irrisoria para Barcelona, que podría sufrir un grave daño en sus finanzas por culpa de la pandemia y hasta verse obligado a desprenderse de algunas de sus figuras.

El chileno Arturo Vidal, pretendido por Inter de Milan, el croata Ivan Rakitic, el franco-camerunés Samuel Umtiti y hasta el francés Antoine Griezmann figuran entre los mencionados con destino de partida.

En sentido contrario, la situación frustraría las intenciones de Barcelona de sumar al goleador argentino Lautaro Martínez, del mismo Inter de Milán, y de "repatriar" al brasileño desde París Saint Germain.

Pero lo más importante será cómo quedará después de todo esto la relación con Messi, quien inicialmente había aceptado una rebaja y a mediados de 2021 podría marcharse de Barcelona, donde siempre dijo que quería terminar su carrera.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario