Boca en caída libre: gresca en el vestuario, goleada y se va Alves

Deportes

El entrenador Abel Alves hará oficial en las próximas horas su salida de Boca, habida cuenta de la mala campaña del equipo en el actual torneo Clausura de fútbol, trascendió esta noche aquí.

Como se esperaba, y tras la goleada sufrida ante Colón -en Santa Fe-, Alves se prepara para dejar el puesto, en medio de los problemas que tuvo con varios futbolistas.

Alves, por su parte, deja al equipo en el penúltimo lugar de la clasificación con apenas dos triunfos, cinco empates y seis derrotas, las tres últimas en forma consecutiva.

• El vestuario

Un nuevo enfrentamiento se produjo en el vestuario de Boca, luego de que el ex DT Abel Alves marginara de la titularidad al arquero Javier García y como consecuencia ambos protagonistas se habrían agarrado a golpes de puño antes del partido frente a Colón.

El técnico "xeneize" decidió poner al juvenil Josué Ayala, quien apenas tiene un partido oficial en Primera División, entre una serie de decisiones que el "Chueco" viene tomando desde que asumió el cargo.

Sin embargo, la situación no quedó en una simple salida, porque el guardameta se enojó con el "Chueco" y lo insultó, aunque algunos trascendidos indican que hasta se habrían agarrado a trompadas.

Al parecer, cuando el ex DT le comunicó la decisión de dejarlo en el banco de suplentes, García puso mala cara y Alves, quizá como para levantarle el ánimo le dijo: "No te calentés, ¿Quién te dice que no atajás el lunes"?

Pero el arquero se lo tomó a mal y respondió: "¿Vos me estás cargando?" y enseguida se habrían ido a las manos, aunque los separaron los demás jugadores.

Pero esa no fue la única drástica medida que tomó Alves, ya que borró hasta del banco de suplentes al delantero Pablo Mouche, con quien había mantenido una discusión hace unos días.

De esta manera, el "Chueco" continuó con la escoba y ya "borró" a varios futbolistas "xeneizes", aunque en el puesto de arquero ya van dos veces que cambia.

En ese sentido, la floja actuación de Roberto Abbondanzieri lo llevó a poner a García cuando apenas iban tres fechas. Luego de ello, el "Pato" recibió una oferta del Internacional de Porto Alegre y emigró al fútbol brasileño.

Parecía que iba a ser el tiempo de García bajo los tres palos del arco "xeneize", pero luego de algunas malas actuaciones el entrenador volvió a cambiar de nombre.

Por lo tanto, frente a Colón en Santa Fe, se inclinó por Ayala, de buen desempeño cuando le tocó jugar ante Tigre en aquel triangular final que definió al campeón del Torneo Apertura 2008, que se adjudicó Boca.

Por su parte, Mouche fue el banco de suplentes, y más allá de haber ingresado al inicio del complemento prolongó su tirante relación con Alves, con quien no tendrá lugar entre los titulares.

Otro de los marginados fue el defensor brasileño Luiz Alberto, quien también estuvo en el banco de suplentes.

• El partido


Boca Juniors, envuelto en una grave crisis futbolística, cayó goleado ante Colón por 3 a 0, de visitante, en un partido correspondiente a la decimotercera fecha del torneo Clausura de primera división.


El encuentro se jugó en el estadio "Brigadier General Estanislao López", de la ciudad de Santa Fe, contó con una correcta tarea del árbitro Patricio Loustau, quien sobre el final del cotejo expulsó al marcador central de Boca Breyner Bonilla, por una fuerte infracción contra Bertoglio.

Esteban Fuertes, a los 15 minutos del primer tiempo, puso en ventaja al conjunto local, mientras que Facundo Bertoglio, a los 34 minutos del mismo período, fue el autor de la segunda conquista.

El propio Bertoglio, la figura de la cancha, aumentó a los 6 minutos del complemento.

Colón, con la victoria lograda, llegó a las 19 unidades y mantiene la expectativa de acumular puntos para los próximos torneos internacionales.

Boca Juniors, en la peor campaña desde que se inició el profesionalismo, tiene apenas 11 puntos, y ostenta el récord de tener la valla más vencida del certamen, con 27 goles. Además, el "Xeneize" venía de soportar dos duras derrotas, 4 a 1 frente a Chacarita Juniors, y 2 a 1 ante Rosario Central, en La Bombonera.

El "Sabalero", dirigido por Antonio Mohamed desplegó su habitual esquema con tres defensores, cinco mediocampistas, con Ricardo Gómez en una posición en el terreno de juego más cercana a los delanteros Lucas Acosta y Esteban Fuertes.

Boca, que no contó con su principal figura, Juan Román Riquelme (expulsado el último domingo frente a Rosario Central) en tanto que Josué Ayala reemplazó a Javier García.

Los de la ribera jugaron con línea de cuatro, cinco mediocampistas, con Federico Insúa desplazándose por el sector izquierdo, y con Martín Palermo como único atacante.

Y fue Palermo, precisamente, el que generó una chance de gol a los 9 minutos, pero la oportuna intervención del arquero Diego Pozo frustró la maniobra.

En la primera llegada a fondo, Colón se puso en ventaja. El "Bichi" Fuertes, luego de una lucida maniobra de Bertoglio, que aprovechó un error del defensor colombiano Breyner Bonilla, superó la resistencia de Ayala, a los 15 minutos.

Poco después, el árbitro Loustau, a instancias de uno de sus colaboradores, no convalidó un gol de Cristian Erbes por presunta posición adelantada de Matías Giménez.

El "Xeneize", con más amor propio que ideas, fue en procura de la igualdad y cerca de conseguirla estuvo con sendos remates de Insúa y Palermo, apenas desviados. Además, un fuerte disparo de Luciano Monzón fue controlado por el arquero local.

En el minuto 34 hubo "devolución de gentilezas" entre los "sabaleros", ya que Fuertes habilitó a Bertoglio y el volante definió con precisión.

El entretiempo se prolongó más de la cuenta como consecuencia de los inconvenientes derivados de un corte parcial de energía eléctrica.

Boca salió en busca descuento en el segundo período, con Pablo Mouche por Giménez y de esa manera, el conjunto visitante dejó flancos en la retaguardia por los cuales contraatacó el conjunto del "Turco" Mohamed. A los 6 minutos, Bertoglio culminó una excelente jugada de Iván Moreno y Fabianesi y puso el tanteador 3-0.

Sin orden, carente de una línea futbolística y con la moral por el suelo, Boca intentó, al menos, aliviar lo que ya era un papelón. Las variantes que dispuso Abel Alves no dieron ningún resultado, teniendo en cuenta que el tercer gol del equipo santafesino derrumbó las escasísimas ilusiones boquenses.

Tras el pitazo final de Patricio Loustau, los rostros alegres de los jugadores y los simpatizantes de Colón, quienes se regocijaron con la contundente victoria, contrastaron con el desencanto de los "xeneizes", envueltos en una grave crisis, que parece no tener fin.

Dejá tu comentario