Darío Benedetto opinó sobre quién tiene que ser el 9 de Boca

Deportes

El delantero de Olympique de Marsella eligió a Ramón Ábila para que ocupe el puesto de centrodelantero en este nuevo ciclo. Además, pidió que Tevez juegue "más retrasado y con dos puntas por delante".

Dario Benedetto fue el centrodelantero que puso Guillermo Barros Schelotto y cuando fue transferido a Olympique, de Marsella, su lugar parecía ser para Ramón Ábila, algo que después de la partida de su sucesor, Gustavo Alfaro, y tras la llegada de Miguel Ángel Russo, parece estar en duda, y por eso "Pipa" lo respaldó desde Francia al remarcar que para él "Wanchope es el nueve de Boca".

Benedetto suma 19 encuentros y siete goles en el equipo marsellés y desde esa confortable realidad hoy habló con Fox Sports para ratificar que "por cómo está hoy el plantel de Boca, el nueve es “Wanchope””. El nueve de área es él, porque después el resto puede jugar en ese lugar, pero no es precisamente la posición en la que lo hacen habitualmente".

Especialmente Mauro Zárate, el preferido de Russo, y el propio Carlos Tevez, son opciones que pueden ocupar el puesto de nueve, aunque no son sus puestos originales.

"Yo creo que Tevez andaría bien como un nueve retrasado, como un enganche, poniéndole dos extremos jugando por afuera. Se lo puede poner en otros lugares, pero ahí sería donde más rendiría", apreció Benedetto, quien convirtió 39 goles en 64 encuentros con la camiseta auriazul.

Uno de esos tantos se lo marcó a River Plate en la final de Libertadores 2018 que perdieron 3-1 en cancha de Real Madrid, pero hoy, a la distancia, también tiene conceptos elogiosos para con el "Millonario".

"River está pasando un momento muy bueno y es de los mejores equipos de la Superliga junto a Vélez, ya que gracias a sus técnicos, Marcelo Gallardo y Gabriel Heinze, lograron un gran nivel táctico", destacó.

A pesar de que le costó adaptarse a Boca, finalmente Benedetto consiguió ganarse el cariño del hincha "xeneize" en base a grandes goles que lo proyectaron por tres buenos años en el club.

"Lo que víví en Boca no sé si lo voy a vivir en algún otro lado. Siempre se va a extrañar. Ojalá en algún momento pueda volver, y si no es como jugador va a ser como hincha, pero a Boca voy a regresar seguro", concluyó Benedetto, el "nueve" que el hincha "xeneize" sigue extrañando, porque nunca lo pudieron reemplazar.

En otro orden, la llegada de Edwin Cardona puede sufrir algunas modificaciones en sus condiciones a raíz de la lesión doméstica padecida por el volante colombiano que no fue notificada en tiempo y forma, lo que provocó molestias en el seno de la conducción "xeneize", ya que el gestor de su retorno es el vicepresidente segundo, Juan Román Riquelme.

El futbolista tiene acordada su salida de los Rayados, de Monterrey, club dueño de la mitad del pase y con el que le quedaban seis meses más de contrato. El 50 restante es del Pachuca, también de México. Por eso, con la libertad de acción definida, Cardona cerró su vuelta al club donde defendió los colores durante la temporada 2017-18, con la dirección técnica de Guillermo Barros Schelotto, en la que disputó 16 partidos y marcó cuatro goles.

Pero en las últimas horas se gestaron algunas modificaciones a las condiciones originales, ya que la noticia del accidente sacudió el ambiente de Boca, que desde su dirigencia analiza tomar la decisión de rebajarle el sueldo acordado en un principio, algo que después Cardona tendrá que decidir si acepta o no.

Es que en Boca sorprendió ingratamente que Cardona haya intentado ocultar la fractura del cúbito izquierdo luego de caer de una moto cerca de su domicilio en México. El entorno del futbolista, especialmente su esposa Carolina Castaño, hizo trascender que el accidente no fue de ese modo, sino que se lastimó la muñeca izquierda jugando con su hijo.

Ellos aseguraron que la lesión no le impediría entrenar y que dentro de dos o tres semanas podría estar apto para jugar. En Boca, en cambio, manejan otra versión y estiman que el colombiano tendría al menos para cuatro semanas de inactividad, que se suman a los dos meses que lleva sin jugar de manera profesional (desde noviembre), lo que le demandaría otro buen tiempo para su puesta a punto. Por estos motivos, el pase de Cardona a Boca en estos momentos se encuentra frenado.

Lo que en cambio parece avanzar con mejores vientos es el arribo de otro extranjero recomendado por Riquelme a instancias de Ricardo Gareca, como lo es el peruano Carlos Zambrano, quien cuenta con poco lugar en el Dinamo de Kiev, de la Liga Premier, de Ucrania.

El defensor central de 30 años, con presente en la selección de su país que precisamente dirige el "Tigre", además de no contar con los minutos necesarios en cancha, se encuentra muy disconforme con su estadía en el club ucraniano por la deuda de varios meses que tiene la institución con él.

Esta situación podría permitirle acordar una rescisión de contrato o forzar una salida, y desde Boca ya habrían acordado el salario del futbolista, que en caso de llegar al club le permitiría a Paolo Goltz emigrar a Gimnasia y Esgrima La Plata o Talleres, de Córdoba, las dos instituciones que mostraron interés en sus servicios.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario