Francia y Senegal le dan realce al inicio

Deportes

Siempre la presencia del último campeón despierta expectativas. Francia no podía ser la excepción y por esas alternativas que presenta el fixture debe enfrentar al difícil equipo de Senegal (uno de los más fuertes de Africa), con el agravante de que Zidane debe ver el partido desde el banco, por una lesión.

La alternativa del programa que da inicio a este Mundial Corea-Japón 2002 no podía ser mejor, aunque, si apelamos al recuerdo, hay que remontarse bastante lejos para encontrar un partido emotivo y de nivel.

Sin embargo, los ojos de los aficionados del mundo (sean franceses o no) están centrados en el último campeón, que viene precedido por lo menos (como lo señala el propio Beckenbauer) como la mejor selección de Europa y la más seria candidata a lograr un nuevo título. Aunque ninguno soslaye la importancia que revisten hoy en día Argentina, Inglaterra y Brasil (en ese orden).

Sucede que llega a este Mundial con los mejores antecedentes futbolísticos, que dan cuenta de ellos los propios resultados. Cabe recordar la final de la Copa Europea de Naciones, donde superó a Italia con gol de oro. Más allá de los resultados cosechados en amistosos, donde mostró que tiene argumentos como para dirimir chances ante cualquier selección del mundo.

En verdad, ésa es la resultante de un equipo que se presenta compacto, dotado de grandes variantes ofensivas, con muchos jugadores que muestran valores individuales de manera permanente en los equipos que militan. A ello le suman velocidad, repentización y homogeneidad de conjunto, porque el equipo se mueve -generalmente-en bloque y es difícil sorprenderlo en contraataque.

Senegal no parece mostrar esas condiciones. De todas maneras, tiene los fundamentos de los equipos africanos: puede dar alguna ventaja defensiva, traslada la pelota con alguna lentitud, pero son capaces de resolver en ataque por capacidad individual y por la una velocidad de sus jugadores cuando pasan de tres cuartos de cancha hacia arriba. Tampoco se debe descuidar Francia del contraataque, porque estos equipos ya dieron muestras acabadas de definiciones que a priori aparecían como impensadas.

Seguramente éste será el plato fuerte de la mañana argentina, casi pegado a la ceremonia inaugural, que se anticipa será de un nivel espectacular.

Dejá tu comentario