River ganó el primero, pero mostró dos caras muy distintas

Deportes

El defensor del título, River Plate, impuso este miércoles su categoría para derrotar 3-1 en el Monumental a Chapecoense, de Brasil, por la ida de los cuartos de final de la Copa Sudamericana y sacó una buena ventaja de cara a la revancha, aunque exhibió preocupantes errores defensivos ante un rival menor.

Los goleadores del equipo riverplatense fueron el volante uruguayo Carlos Sánchez (PT 19min y ST 30min) y el mediocampista Leonardo Pisculichi, de tiro libre, (ST 30min). El volante Maranhao (PT 36min) descontó para los visitantes en el encuentro que fue controlado por el uruguayo Jonathan Fuentes.

El equipo que conduce Marcelo Gallardo, que en ciertos aspectos mejoró su nivel en relación a lo que ofrece en el torneo local, definirá la serie el próximo miércoles a las 21, hora argentina, en Chapecó, estado de Santa Catarina, y con perder 1-0 avanzará a las semifinales de la Copa Sudamericana 2015.

River fue dominador claro en la primera parte por rapidez y agresividad en ataque. Al "Millonario" le costó entrar en juego, pero de a poco, y mediante la pelota parada, metió al rival en su campo. A partir de los 15 minutos, con los anticipos en el medio y con Luis González como generador de juego junto a algunas apariciones de Leonardo Pisculichi, comenzó a inclinar la balanza a su favor.

El gol se produjo con una jugada del defensor Milton Casco, en pared incluida con "Lucho" González, cuya escalada generó el centro al ras del piso que conectó Sánchez con un remate preciso al ángulo inferior derecho del arquero Danilo, dubitativo en los centros que envió el local en jugadas previas.

Con Sánchez enchufado, González y Pisculichi participativos, Matías Kranevitter impasable, a River solo le faltó que Mora y especialmente Sebastián Driussi entraran en sintonía para aumentar la ventaja.

River pudo haber ampliado el marcador cuando Pisculichi recibió de Mora, quien ofició de pivote, pero su remate, que tenía destino de gol como aquella noche ante Boca en las semifinales de la edición anterior, dio en un defensor brasileño y se perdió al corner (35min).

Chapecoense, un equipo limitado en jerarquía y técnica, era superado por River en toda la cancha, pero un error en cadena de la defensa "millonaria" (uno de varios en la noche) le sirvió un empate impensado. El colombiano Éder Álvarez Balanta, de flojo partido, falló en el despeje fuera del área, Casco no pudo con Wiliam Barbio y éste habilitó a Maranhao, quien le ganó la espalda a Jonatan Maidana y definió de caño ante la salida de Marcelo Barovero. La sorpresa se apoderó en la templada noche y los hinchas de River se miraron incrédulos.

A River le costó volver al partido y en la segunda parte, con el correr de los minutos, recuperó protagonismo, pero aún sin buen juego como en el primer tiempo, tuvo el segundo con el remate de Maidana, tras tiro libre de Pisculichi, que pegó en el palo derecho (14min).

Sin embargo, Pisculichi apareció cuando River más lo necesitaba y como en los partidos decisivos del año pasado en este mismo certamen, apeló a su notable pegada. A los 17 minutos, de tiro libre, con pie izquierdo en una posición más apropiada para un diestro, sacó un remate que se clavó en el ángulo superior derecho del sorprendido Danilo que alcanzó a rasguñar el balón. Los altibajos se fueron transformando en confianza, pese a ese incómodo gol de visitante que había logrado el combinado brasileño.

Con el ingreso del uruguayo Tabaré Viudez por un fatigado Luis González, River ganó en rapidez y profundidad en ataque y sometió a Chapecoense otra vez, pero por momentos volvió a exhibir fallas en defensa.

A cinco minutos del final, cuando el campeón se chocaba consigo mismo, con sus falencias en las creaciones y el reloj, encontró el gol con una serie de rebotes del inseguro Danilo. El mérito estuvo en Driussi, quien peleó una pelota que parecía perdida y se la cedió a Sánchez, la figura de la noche, que sólo la empujó a la red para tranquilidad y regocijo de la multitud en el Monumental.

Driussi pudo haber aumentado la ventaja a un minuto del final, pero el cansancio le pasó factura para definir con claridad de cara a Danilo.

El público aplaudió al equipo, de buen pasar en el ámbito copero y no así en el torneo local, porque mejoró la cuota de gol y le transmitió la seguridad de una serie que no se le puede escapar, más allá del tanto que anotó Chapecoense. Además, sumó su séptimo triunfo consecutivo en la Copa Sudamericana.

Síntesis

River: Marcelo Barovero; Gabriel Mercado, Jonatan Maidana, Éder Álvarez Balanta y Milton Casco; Carlos Sánchez, Matías Kranevitter y Luis González; Leonardo Pisculichi; Sebastián Driussi y Rodrigo Mora. DT: Marcelo Gallardo.

Chapecoense: Danilo; Apodi, Vilson, Neto y Dener; Gil y Cléber Santana; Camilo, Wiliam Barbio y Maranhao; Túlio De Melo. DT: Guto Ferreira.

Goles en el primer tiempo: 19min. Sánchez (R) y 36min. Maranhao (C).

Goles en el segundo tiempo: 17min. Pisculichi (R) y 30min. Sánchez (R).

Cambios en el segundo tiempo: Al comenzar, Ananias por Wiliam Barbio (C); 15min. Tabaré Viudez por González (R); 27min Gonzalo Martínez por Pisculichi (R); 28min. Thiago Luis por Maranhao (C) y 38min. Leonardo Ponzio por Kranevitter (R).

Amonestados: Balanta (R). Gil (C).

Árbitro: Jonathan Fuentes (Uruguay).

Estadio: Antonio V. Liberti (River).

Dejá tu comentario