La fuerte confesión del tenista argentino suspendido por arreglar partidos

Deportes

Nicolás Kicker aseguró que por un partido se arruinó la carrera. Además, dijo que el peor momento es cuando su hijo le pregunta por qué no juega.

El 20 de junio de 2018, Nicolás Kicker recibió una suspensión de tres años por parte de la ITF por arreglar un partido con el ecuatoriano Nicolás Lapentti en 2015. “Por un partido, me arruiné la carrera”, manifestó.

“En ese momento, estaba 70 del mundo. Jugaba Copa Davis, le ganaba a top 15 y llegaba a la tercera ronda de Australia. Tenía una carrea por delante. Ese año iba a terminar top 50, pero cometí un error y lo pagué muy caro”, aseguró Kicker en una entrevista a la Unidad de Integridad del Tenis (TIU), con la que rompió el silencio.

Luego, contó como era su situación en 2015: “Me costaba mucho y no quería depender de mis padres. La primera vez que esta persona me contactó se me acercó vía Facebook diciéndome que me quería patrocinar, pagándome por mes, darme un coche para moverme en Buenos Aires y ayudarme en general”.

“Después me dijo que eran un grupo de apostadores. En ese momento no confié. Más adelante, en otro en el que era más vulnerable, acepté”, describió.

Por un partido, me arruiné la carrera" (Nicolás Kicker)

Luego, Kicker describió cómo vivió aquel encuentro con Lapentti: "Estaba muy nervioso. Me acuerdo que me dijo que tenía que hacer ciertas cosas en la pista y fue terrible, porque tenía que tirarla afuera a propósito. Mi actitud no era la habitual. Miraba continuamente al árbitro para ver si sospechaba. Fue horrible, la pasé muy mal”.

Por otro lado, el tenista narró cómo lleva adelante la sanción: “Mi apellido quedó manchado y uno de los peores momentos fue cuando mi hijo me preguntó por qué no jugaba más al tenis. Fue muy difícil decírselo, pero tuve que ir con la verdad. Fue la peor consecuencia de lo que hice”.

Kicker Lapentti

Finalmente, dejó un consejo para los más jóvenes no comentan el mismo error: “Si un grupo de personales se acerca y tiene malas intenciones o los amenazan, tienen que saber decir que no. Hay que confiar en la TIU. Los valores más importantes que me dio el tenis son el sacrifico, la honestidad, respetar a los árbitros y no hacer trampa dentro ni fuera de la cancha. No pensé en las consecuencias que me podían llegar a traer. Aquí estoy, pagando”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario