Edición Impresa

Desafío a Macri: UCR pide primaria presidencial 2019

• RADICALES PIENSAN EN LOUSTEAU PARA PELEAR LA SUCESIÓN EN CAMBIEMOS
En Casa Rosada entró en revisión la doctrina “Cristina libre” a partir del triunfo de Bolsonaro sobre delfín de Lula (preso) en Brasil. Crece la interna.

La elección de Brasil puso en revisión la doctrina "Cristina libre" en Casa Rosada. Jair Bolsonaro demostró que ningún expresidente, por más intención de votos que proyecte en las encuestas, es capaz de ganar unos comicios desde la cárcel. En Ginebra, Suiza, donde hoy aterrizarán Federico Pinedo y el radical Ángel Rozas, se analizará el nuevo escenario político en caso de que la Cámara de Apelaciones ratifique el procesamiento con pedido de detención solicitado por el juez Claudio Bonadio. La campaña presidencial de Cambiemos en 2019 tendrá un registro político con autocrítica económica y menciones a la pesada herencia. La última bala que le queda a Mauricio Macri para aspirar a su reelección es acentuar el discurso contra la impunidad y sumar a la expresidenta a la lista de funcionarios detenidos, tal cual ocurrió en Brasil con Luiz Inácio Lula da Silva.

Pero en la cumbre de la Unión Interparlmentaria en Ginebra, Pinedo y Rozas deberán también negociar hacia adentro para distender la interna de la coalición oficialista. Alfredo Cornejo, gobernador de Mendoza y titular del Comité Nacional UCR, junto a Ernesto Sanz y Enrique Nosiglia, analizan plantear la celebración de una primaria abierta, simultánea y obligatoria que incluya a Martín Lousteau como candidato presidencial de Cambiemos. El PRO aún no tiene opinión formada, pero tampoco disgusta la idea: sacarían al economista de la competencia electoral de la Capital Federal para, según sus proyecciones, licuarlo a nivel nacional.

El vínculo UCR-Macri pasa por su peor momento. Tal cual ocurrió con el tarifazo de los servicios públicos, esta semana volvieron a desautorizar la política presidencial de cobrar un retroactivo a usuarios de gas para compensar las pérdidas de las empresas por la devaluación. Los radicales venían de rechazarle ministerios a Macri en medio de la corrida cambiaria. La relación entre Rogelio Frigerio y Marcos Peña quedó dañada desde entonces. El jefe de Gabinete ofreció la cabeza del titular de Interior, uno de los funcionarios más valiosos para el Presidente, en medio de las negociaciones con los radicales. Frigerio sobrevivió a esa interna, terminó empoderado por el Presidente y hoy es pieza clave para blindar la gobernabilidad de Cambiemos, en especial en la negociación para aprobar el Presupuesto 2019.

El desmanejo del gabinete nacional ya roza el paroxismo. El único que paga el costo político es Macri. Peña ni se inmuta ni da la cara por el Presidente. Lo reservan para explotar su "know-how" en la campaña del próximo año. Pero ya se le animan desde los radicales como Rozas hasta el ala política de Frigerio a través de Emilio Monzó. La torpeza de la resolución de Javier Iguacel casi barre con el quirúrgico esfuerzo del equipo Frigerio-Monzó para que los gobernadores PJ aporten votos en el recinto para un proyecto de ajuste a pedido del Fondo Monetario Internacional. María Eugenia Vidal también advirtió sobre la crisis que desataría un cobro retroactivo en las boletas de gas para compensar a las empresas por la devaluación, casi un manual de la antipolítica avalado por Peña en el peor momento de la gestión Macri.

En el Frente Renovador también operan la interna de Cambiemos. Un puñado de intendentes, de los pocos que le quedan a Sergio Massa en provincia de Buenos Aires, ya dejaron trascender que, en el hipotético caso de que Vidal encabece la boleta presidencial, estarían dispuestos a acompañarla al menos tácitamente. Con boleta corta. Si Macri busca la reelección, prefieren mantenerse lejos de la coalición oficialista.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario