Mundo

Desafío a Moscú: Holanda juzgará a tres rusos por el derribo de un avión

Es por el ataque con misiles que destruyó a un vuelo de Malaysia Airline en Ucrania. Ocurrió en 2014 y dejó 298 muertos.

Investigadores internacionales acusaron de asesinato a cuatro hombres, tres de ellos rusos con antecedentes militares o de inteligencia, por el ataque con un misil que derribó un avión comercial sobre la zona de guerra de Ucrania en 2014 y mató a las 298 personas a bordo.

El Boeing 777 de la compañía Malaysia Airlines, que cubría la ruta entre Amsterdam y Kuala Lumpur, cayó en pleno vuelo el 17 de julio de 2014 en el este de Ucrania en medio de fuertes combates en la zona entre el Ejército ucraniano y separatistas rusoparlantes alzados en armas desde ese año.

Los restos del aparato y los cuerpos de los pasajeros, en su enorme mayoría holandeses, cayeron sobre granjas y campos de girasoles, y el año pasado investigadores dijeron creer que los rebeldes ucranianos probablemente confundieron el Boeing con un avión militar ucraniano.

El equipo investigador, formado por detectives y fiscales de Holanda, Malasia, Australia, Bélgica y Ucrania, dijo también que el sistema de misiles Buk que se empleó para disparar y derribar el avión comercial pertenecía a la 53ra brigada de misiles antiaéreos del Ejército de Rusia, con base en la ciudad rusa de Kursk.

El caso, construido con la ayuda de escuchas telefónicas, imágenes de radar y publicaciones en redes sociales, marca el esfuerzo más significativo hasta el momento de vincular la tragedia a Moscú, que respalda políticamente a los separatistas del este de Ucrania.

Al anunciar los cargos en conferencia de prensa en la ciudad holandesa de Nieuwegein, los fiscales pidieron a los testigos que los ayuden a subir aún más en la cadena de mando en el gobierno ruso del presidente Vladimir Putin, en busca de otros responsables del ataque, informó la agencia de noticias DPA.

A pesar de la negativa de Rusia a asumir algún tipo de responsabilidad en el derribo del avión, el fiscal jefe holandés, Fred Westerbeke, se mostró convencido de "tener las pruebas que confirman que Rusia está implicada en ese delito, de una manera u otra".

El procurador afirmó que, solo un día después del derribo, Rusia "podría haber dicho exactamente qué ocurrió porque lo sabía con seguridad, pues se utilizó un sistema de misiles de una brigada rusa", pero prefirió "no cooperar".

Los investigadores revelaron la identidad de los cuatro primeros sospechosos que serán llevados, aunque sea en rebeldía, ante el tribunal de alta seguridad de la ciudad holandesa de Schiphol, el único con espacio y control suficiente para alojar un juicio de estas dimensiones.

Los acusados son los rusos Igor Girkin, Serguei Dubinski y Oleg Pulatov y el ucraniano Leonid Karchenko.

Girkin es un coronel retirado de la principal agencia de inteligencia rusa, el FSB, y según los fiscales lideró a fuerzas rusas y separatistas en el este de Ucrania en 2014.

Dubinskiy fue identificado como un exempleado del servicio de inteligencia militar de Rusia, mientras que Pulatov fue descrito como un ex soldado de la inteligencia militar. Karchenko lideró una unidad de combate de los separatistas.

Los investigadores dijeron que los sospechosos estaban en la zona de donde salió el misil tierra-aire disparado contra el vuelo, y que aunque no hayan apretado ellos mismo el gatillo, participaron de la preparación del ataque.

El proceso penal comenzará el 9 de marzo de 2020 y, según Westerbeke, hay que "ser realista" y asumir que Rusia no cooperará con las autoridades judiciales, aunque sí pedirán a Moscú que interrogue a los cuatro sospechosos -se cree que tres están en territorio ruso- como gesto de asistencia legal.

Entretanto, la Cancillería rusa desestimó los cargos contra los ciudadanos rusos por "absolutamente infundados" y acusó a los investigadores de utilizar "fuentes de información dudosas" e ignorar las pruebas proporcionadas por Moscú para desacreditar a Rusia.

En un comunicado, agregó que el equipo internacional obvió premeditadamente el hecho de que Ucrania no pudo cerrar su espacio aéreo a los vuelos comerciales a pesar de los combates que amenazaron a los aviones.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario