Edición Impresa

Desocupación subió 1,9 p.p., al 9,1%, en el cuarto trimestre

La cantidad total de desempleados creció 28% interanual, a unos 380.000, ante la pérdida de puestos por recesión. Tasa de actividad se elevó 0,1 p.p., a 46,5%, pero la de empleo bajó 0,8 p.p., a 42,2%.

La desocupación alcanzó al 9,1% de la población económicamente activa (PEA) en el cuarto trimestre, trepando 1,9 p.p. en la comparación interanual, informó ayer el INDEC. Al divulgar el informe de Tasas e indicadores socioeconómicos del mercado de trabajo, el organismo estadístico destacó que la cantidad total de desempleados aumentó 28% interanual, fenómeno explicado por la pérdida de puestos de trabajo, pero a su vez por la expansión de la PEA.

Por su parte, la tasa de actividad avanzó apenas 0,1 p.p. interanual al 46,5%, mientras que la tasa de empleo se contrajo 0,8 p.p., al 42,2%. Entre los ocupados, los demandantes de empleo crecieron del 14,7% al 17,3%, mientras que la subocupación, que se refiere a aquellos asalariados que poseen un empleo, pero quisieran trabajar más horas, avanzó del 10,2% al 12%. En el cuarto trimestre, de acuerdo con las estimaciones del INDEC, 257.000 personas ingresaron al mercado laboral. En este período, se perdieron 484.000 empleos plenos y la subocupación subió a 360.000. En tanto, la cantidad de desocupados avanzó a 380.000, aproximadamente.

La consultora Ecolatina destacó que el avance de la desocupación “no fue resultado de una mayor actividad, sino de una importante caída del salario real (-6,3% interanual) registrada durante el año pasado, que provocó el efecto ‘trabajador adicional’: más personas del hogar buscando empleo para poder comprar lo mismo que antes”. “Al igual que en el resto de las variables, en el mercado de trabajo se registró un mayor deterioro en la segunda mitad del año, resultado de la profundización de la recesión”, explicó.

Durante el período, se vio un incremento de la participación de la mujer en el mercado laboral, ya que la tasa de actividad pasó del 47,6% al 48,6%. En la teoría económica, está estudiado que este fenómeno también suele responder al efecto del trabajador adicional. Lo que se registró en el período, a su vez, fue una caída en la tasa de los varones, que pasaron del 70% al 69,5%.

Por otra parte, sostuvo que “el principal causante de la mayor desocupación fue la caída de la actividad: una demanda que se contrae implica, entre otras cosas, menos puestos de trabajo”. Sin embargo, “en 2018, este efecto estuvo atenuado por la pérdida de poder adquisitivo. Los menores salarios reales redundaron en una baja de los costos laborales, lo que permitió que el flujo de despidos fuera menor que el desplome de la actividad”, agregó.

Y manifestó que “en el último trimestre, uno de cada cinco trabajadores buscó activamente cambiar de empleo, posiblemente, en la búsqueda por apuntalar sus ingresos”.

Perspectivas

Las consultoras privadas estiman que este año no habrá una recuperación del mercado de trabajo y el desempleo probablemente vuelva a subir en el promedio anual. En esta línea, Ecolatina remarcó que “los principales sectores que traccionarán al PBI este año están vinculados a la actividad agropecuaria, rama que posee acotadas posibilidades de creación de empleo”.

“En contraposición, aquellos sectores trabajo intensivos, entre los que sobresalen algunas ramas de la industria y el comercio, seguirán en rojo durante casi todo 2019”, estimó. Vale destacar que el mercado de trabajo fue uno de los últimos en reaccionar a la crisis, ya que hasta el tercer trimestre no se destruyeron puestos de trabajo de manera significativa. Es por ello que la consultora proyectó que el indicador “tardará más en reaccionar a la reactivación de la actividad cuando esta llegue”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario