Política

Despedida de diplomática aportó datos sobre agenda monárquica

En el emblemático Estrugamou, edificio destacado de la Ciudad de Buenos Aires, el embajador Archibaldo “Archie” Lanús le hizo una despedida a la embajadora de carrera Elena Leticia Mikusinsky, ahora con destino en Ucrania. El ágape, ecléctico por cierto, reunió desde modelos como Evelín Scheidel y Mora Furtado al modisto Jorge de la Cruz, la jujeña Cristina Guzmán, el embajador Ucraniano Yuri Dudin (muy interesado con los varios empresarios presentes), o a la artista plástica Nora Iniesta. Pero, entre bocaditos y despedidas, los más acosados esa noche resultaron los radicales Ricardo Gil Lavedra y Jorge Enríquez, que se las vieron en figurillas para tratar de explicar la interna de Cambiemos en Córdoba. Y, aunque ambos son abogados, y políticos de larga data, lo lograron a medias. Como en todo encierro de diplomáticos se habló allí del mes monárquico que está teniendo Mauricio Macri y que va a llegar al clímax en una semana cuando aterricen en Buenos Aires los reyes Felipe y Letizia de España para inaugurar el Congreso de la Lengua. Esa visita es clave para el Gobierno y está siendo organizada desde hace un año, pero ahora multiplicó su utilidad. Los reyes españoles no están por estos tiempos en el tope de la popularidad mundial, sobre todo porque la reina se ha transformado en un personaje menos simpático que en otros tiempos, pero su influencia aún rinde más de lo imaginado para un Macri que tiene que mostrarse más abierto al mundo que nunca, política que lo diferencia con creces de Cristina de Kirchner que no sólo ejerce, sino que demostró cuando fue presidenta, una mirada neta hacia adentro del país. Felipe y Letizia llegarán el 24 y se quedarán por unos días en el país en visita de Estado, es decir, a toda pompa y con reuniones múltiples con el Congreso, la Corte y hasta opositores. El 27 viajarán a Córdoba junto a Macri para inaugurar allí el Congreso de la Lengua y habrá foto esencial para el Presidente con los reyes y Juan Schiaretti, que este fin de semana le comunicó al PJ amigo que no será precandidato en una PASO. Todas las imágenes que se verán ese día tendrán impacto en la interna de Cambiemos. Ramón Mestre también recibirá a los invitados, como alcalde de la ciudad anfitriona y Mario Negri estará en primera fila. Y Schiaretti, que fue y es aliado real de Macri desde 2015 cuando sus votos lo pusieron en la presidencia, estará en el medio de esa puesta real.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario