Política

Detienen al sindicalista que maneja los puertos de Rosario

Herme Juárez, alias "Vino Caliente" fue apresado junto a una decena de colaboradores por presunta extorsión y lavado de activos.

Herme Juárez, el sindicalista y empresario más importante relacionado con el complejo portuario de Rosario, fue detenido ayer junto a otra decena de personas al cabo de un operativo judicial que incluyó una treintena de allanamientos y el secuestro de dinero en efectivo, vehículos y joyas. El secretario general del Sindicato Unidos Portuarios (SUPA) y titular, desde hace medio siglo, de la Cooperativa de Trabajadores Portuarios de Puerto General San Martín, apodado “Vino Caliente”, fue apresado bajo la acusación por presunta asociación ilícita, lavado de activos y extorsión por orden del juez federal de Campana, Adrián González Charvay.

Además del gremialista quedaron detenidos un hermano suyo, Iván Daniel Juárez, en cuyo domicilio fue incautada una suma importante de dinero de diverso origen, el abogado Jorge Jerez, el exintendente de San Lorenzo y síndico Ramón Tévez y Damián Bunello, socio del dirigente. Los operativos se desplegaron en Santa Fe, Entre Ríos y San Luis y fueron llevados a cabo por personal de la Policía Federal en coordinación con la Agencia Federal de Investigaciones (AFI).

Juárez fue durante décadas el hombre clave del mayor puerto de exportación de cereales de la Argentina a instancias no sólo del SUPA sino, sobre todo, del control sobre la Cooperativa. Bajo el paraguas de esa entidad organizó, de manera monopólica hasta el año pasado, todo el entramado de actividades de logística y estiba de las embarcaciones con tarifas que había fijado en dólares. En esa condición negoció con mano de hierro los valores del comercio con las empresas del rubro durante el gobierno de los Kirchner y también en la actual gestión, con la que chocó al inicio hasta entablar un vínculo sólido con el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich.

Por años el dirigente rivalizó con otro sindicalista, Omar “Caballo” Suárez, del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) con quien tenía en común la condición de protagonizar ambos lados del mostrador. De hecho en el sector alegan que Juárez sólo aceptó negociar con la actual gestión una rebaja de las tarifas por sus servicios portuarios una vez que vio al “Caballo” encarcelado y temió seguir sus pasos. También se enfrentó en varias oportunidades con Hugo Moyano por la representación de los camioneros afectados a la carga portuaria.

Juárez se crió en la Villa Corpiño, a orillas del Paraná, de donde tomó su apodo por su trabajo familiar en el reparto de vino a domicilio, incluso en verano. Construyó el eje de su poder en torno del puerto de San Martín y luego lo extendió, vía el gremio y la cooperativa, a San Lorenzo entre otras terminales. Se trata de la zona vecina a Rosario desde la cual las principales cerealeras, como Cargill, Dreyfus y Bunge, entre otras, embarcan su producción hacia el extranjero. También, adonde arriban los barcos con insumos importados para la actividad sojera.

El gremialista fue apresado en su mansión en la zona de San Lorenzo situada a pocos kilómetros de Rosario. Entre las maniobras que le imputa el juez Charvay figuran presuntas extorsiones que se presume pudieron engrosar la fortuna de su círculo más íntimo de familiares y colaboradores. Entre los hitos de su carrera se recuerda el extenso paro que llevó a cabo el SUPA en 2010 y que dejó al borde del quebranto a varias empresas del complejo aceitero. La negociación, entonces a cargo de Julio de Vido, involucró a Moyano y derivó en postales como el arribo de Juárez a las conversaciones a bordo de uno de sus helicópteros.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario