Economía

Dicen en el campo...

El sector agropecuario mira de cerca la asunción de Bolsonaro y su impacto en la economía local. Además, preocupan los vaivenes climáticos.

…. que los primeros días del año no fueron demasiado buenos para la producción. Mientras se seguía la asunción del presidente Bolsonaro en Brasil (y la seca en el país vecino que sigue recortando la producción), y se conocía de la aprobación en China de, al menos, 5 transgénicos ( de soja y maíz) lo que despeja eventuales dudas comerciales para la exportación a ese destino, localmente la seca, temperaturas extremas, algunos incendios, temporales, inundaciones, y hasta nevadas en el sur caracterizaron a las primeras dos semanas del 19. Todo esto hace cada vez más difícil estimar la producción final que pueda llegar a tener la campaña 18/19 que ya en trigo sufrió una merma de, al menos, 2 millones de toneladas sobre los cálculos originales. Ahora la mirada está en los granos gruesos donde se estima que la soja puede rondar los 50 millones de toneladas, lejos de récords anteriores que superaron los 60 millones de toneladas, y el maíz que constituye la gran incógnita, ya que los potreros no afectados por el clima se encuentran en condiciones óptimas, pero aún faltan 3-5 meses para completar la recolección, y los pronósticos meteorológicos no son demasiado alentadores, con índices casi de saturación en buena parte de la Pampa Húmeda y Litoral, y seca extrema desde el sur bonaerense, hacia abajo y el oeste.

…que, a partir de esto, varios son los cálculos que se hacen. En el caso del trigo (que se sembró antes de que se reimplantaran las retenciones) se calcula que pueden quedar unas 12-13 millones de toneladas exportables, lo que permitiría ingresos estratégicos de alrededor de u$s3.000 millones (sensiblemente mayores a los de años anteriores), según la Fundación Mediterránea. Contrariamente, las condiciones de los granos gruesos fueron bastante menos alentadoras, tanto por el lado de la reimplantación de las retenciones como del clima. Así, mientras en medio país la sequía jaquea la producción, las zonas más típicas agrícolas están pasando por un “Niño” pleno, con excesos hídricos que ya están provocando fuertes pérdidas, como en el caso del girasol de Santa Fe y Chaco, la soja que no se pudo completar la siembra y los maíces que, en más de un caso, ya están en el agua, aunque la apariencia del cultivo todavía parezca buena.

… que, también preocupa el amesetamiento de la producción que, en el caso de la soja, estarían arrojando nuevamente, una capacidad ociosa para la industria aceitera otra vez superior al 50% (el año pasado por las pérdidas que causó la sequía), ya que la producción, en el mejor de los casos, estaría rondando apenas los 50 millones de toneladas, mientras que la exportación como “grano” del poroto de soja ascendería a más de 16 millones de toneladas, alentado por la falta de diferencial (entre el poroto y los productos procesados como harinas y aceites) y la desaparición del escalonamiento arancelario, lo que aún con el clima regularizándose, dejaría para la industria menos de 36 millones de toneladas para procesar, favoreciéndose la exportación sin proceso (solo hay 3 grupos que exportan y no cuentan con plantas). En otro orden, aunque también agrícola, se realizó la primera reunión de coordinación del MatBa-Rofex después de la aprobación, en la postergada asamblea, de la fusión de ambos mercados. Hasta último momento algunos sectores intentaron dilatar la decisión, al final se voto en el Mercado a Término de Buenos Aires, con un contundente resultado de casi 68% a favor de la fusión que determina la integración de ambos mercados (el Matba básicamente agrícola y el Rofex financiero, aunque se espera la aparición de nuevos productos, seguramente a partir de mediados de año cuando se prevé que se completará la aprobación definitiva por parte de la CNV (Comisión Nacional de Valores).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario