Edición Impresa

Dicen que reformas estructurales serán desafío para 2020

Analistas financieros coincidieron ayer en que el desafío de la economía se planteará a partir del año que viene con las reformas estructurales que deberá encarar el próximo gobierno, según las exposiciones que se escucharon durante el 7mo. Simposio de Simposio de Mercado de Capitales y Finanzas Corporativas realizado por el Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF).

En ese sentido, el más tajante fue el exsecretario de Finanzas, Daniel Marx, quien opinó que posiblemente la Argentina cambie su status con el Fondo Monetario Internacional (FMI) a partir del año que viene, saliendo del esquema de stand by e ingresando en un programa más cómodo en los vencimientos, con revisiones semestrales.

“Se puede pensar en un programa distinto con el FMI a partir del año que viene, más laxo en cuanto a los vencimientos y las revisiones, pero más exigente con el resultado primario y las reformas estructurales”, señaló Marx.

El economista, sin embargo, reconoció que “aún no se despejó” el camino con la deuda correspondiente al sector privado, que el año que viene “tendrá vencimientos por u$s20.000 millones”.

“El 2020 será un año, desde lo general, de reformas estructurales no menores y veremos si se pueden llevar adelante o no. En lo particular la incógnita es cómo de despejará el horizonte financiero”, afirmó.

En cuanto a las perspectivas financieras de los próximos meses anticipó que, a su juicio, el “Banco Central tendrá un rol más activo en el mercado de futuros y a los exportadores los veo cautelosos”.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA), Claudio Cesario, afirmó que “amigos industriales” piden mejorar la tasa de un plazo fijo “de 40 a 42%” pero después pretenden tomar créditos “al 18%”, señaló al cierre del simposio sobre finanzas.

El representante de los bancos privados que operan en el país aseguró, además, que no hay signos de una dolarización de carteras en pesos y sólo se trata “de un temor que se está instalando” con intereses en el escenario de un año político.

“Ese temor que se pretende instalar no lo vemos como un problema porque estamos líquidos. Hay un billón de pesos en tres millones de plazofijistas y no notamos que la gente dolarice su cartera”, añadió el banquero.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora