Edición Impresa

Dicen que turbulencia externa aceleró la inestabilidad local

El presidente de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal), Daniel Funes de Rioja, advirtió ayer que la "turbulencia internacional" aceleró la inestabilidad de la economía argentina, la cual atribuyó al déficit fiscal "pronunciado" y la "alta tasa de inflación". "Estamos en una turbulencia internacional que aceleró los factores de no estabilidad, propios de la economía argentina, al tener todavía un déficit fiscal pronunciado y una tasa de inflación no controlada", sostuvo el empresario luego de reunirse con Mauricio Macri en su rol de administrador de grupo de empresarios que trabajan en un documento final para la reunión del G-20 en el país. Consultado sobre si el Gobierno podrá cumplir la exigente pauta de crecimiento e inflación comprometida con el FMI, Funes de Rioja respondió que "en ese camino a la normalidad que se anunció en su momento, la meta está lejana y el país, más vulnerable". Consideró que la inflación y el déficit son "los factores para una mayor volatilidad, desde el punto de vista financiera", por lo cual consideró que "esto lo tiene que corregir Argentina, sea cual sea el Gobierno", y aclaró que "tiene que tener una ruta muy clara".

El empresario habló tras participar del taller de Grupos de Afinidad del G-20 realizado en la Casa Rosada, donde Funes de Rioja participó como responsable del capítulo empresarial. En ese contexto, el empresario aseguró que "la coyuntura no puede ser aislada de algo que en la Argentina es una asignatura pendiente, volver a mirar el mediano y largo plazo, de eso se trata el G-20". Señaló que "cuando uno tiene mediano y largo plazo, es más fácil enfrentar la coyuntura, porque si no uno está expuesto a las oscilaciones permanentes producto de los cambios naturales que se dan en los mercados, algunos financieros, comerciales y muy graves y otras cuestiones".

Destacó que la Argentina "tiene un rol que le permitió ser atendida en el plano internacional", y enfatizó que la Argentina "tiene reputación ante los organismos internacionales". En ese marco, evaluó que "la OMC tiene que jugar para esta Argentina integrada al mundo, en un rol que no estemos sometidos a ningún unilateralismo, sino a las normas, y nosotros acostumbrarnos a cumplirlas".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario