Deportes

Diego Maradona, lapidario con el árbitro: "Es malo, nació malo y se va a morir malo"

El entrenador de Gimnasia La Plata fue muy duro con Hernán Mastrángelo. El juez cobró un polémico penal que decretó el triunfo de Talleres de Córdoba.

El entrenador de Gimnasia de La Plata, Diego Armando Maradona, calificó de "malo" a Hernán Mastrángelo y pidió que el árbitro "dirija bien para los dos equipos", al quejarse por el polémico penal que le provocó la derrota en Córdoba frente a Talleres, por la séptima fecha de la Superliga argentina de fútbol.

"Talleres fue un buen adversario, lástima el árbitro que siempre se entromete en dos equipos que quieren jugar al fútbol", se lamentó.

Y, enseguida, habló específicamente sobre Mastrángelo: "No se le puede decir nada porque es malo, nació malo y se va a morir malo".

No se le puede decir nada de Mastrángelo porque es malo, nació malo y se va a morir malo" (Diego Maradona)

"Me deja una gran amargura, lo teníamos ahí, pero siempre hay circunstancias con los penales, no me gusta, lo que me gusta es que el árbitro lo haga bien para los dos", opinó Maradona sobre el árbitro Hernán Mastrángelo, todavía dentro del campo de juego del estadio "Mario Alberto Kempes".

En ese sentido, mientras saludaba a cada uno de los futbolistas de su plantel, decepcionados por el 1-2 que significó su segunda derrota en fila bajo el mando del astro futbolístico, amplió su crítica.

"Todos los roces, todos los contrastes eran para Talleres, así no se puede jugar", se quejó.

El espectacular recibimiento de Talleres a Diego Maradona

En la previa del partido, con otro semblante, Maradona disfrutó de un hermoso recibimiento por parte de los hinchas y dirigentes de Talleres de Córdoba.

Apenas el máximo ídolo del fútbol argentino pisó el campo de juego la gente explotó con un espectáculo de fuegos artificiales, banderas y lluvia de aplausos para Diego.

Sin ir más lejos, los dirigentes de la T le regalaron una camiseta autografiada por los jugadores y desplegaron un "trapo" con la imagen como jugador de Maradona que colgó de una de las plateas. Además, el 10 se reencontó con viejas glorias del club cordobés y se emocionó hasta las lágrimas.

"Verlo a Galván, a Oviedo, a Valencia, son recuerdos que no se te van a borrar jamás. Le agradezco a la gente por el recibimiento, la verdad que ojalá vaya todo bien, que sea un partido noble donde la gente se pueda divertir", concluyó.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario