Edición Impresa

Diputados: Cambiemos y el cristinismo acuerdan proyecto de zonas francas

La iniciativa busca ocupar el vacío que existe en la actualidad con respecto a operaciones de comercio al por menor. El excedente de la franquicia quedará sujeto a un tributo único del 50%.

En una semana tranquila en el Congreso, Cambiemos y el cristichavismo pudieron realizar un plenario de comisión con relativa tranquilidad para fimar un dictamen en conjunto que considerará, como operaciones al por menor, a “toda enajenación realizada a persona humana no instalada en la zona franca que adquiera mercaderías en cantidades que no presupongan fines comerciales”.

“Las zonas francas son espacios en los cuales la mercadería no es sometida al control habitual del servicio aduanero, y tanto su importación como su extracción exportación no están gravadas con tributos -salvo las tasas retributivas que pudieran establecerse- ni alcanzadas por prohibiciones de tipo económico”, señala la AFIP en su página web.

El principal objetivo, según la golosa entidad tributaria, es “fomentar el comercio y la actividad industrial exportadora a través de la reducción de costos y la simplificación de los procedimientos administrativos, ofreciendo, además, incentivos fiscales”.

Desde el Congreso, los diputados consideran que existe un vacío en cuanto a las compras al por menor. De hecho, en el articulado de la iniciativa dictaminada ayer se deja claro que “la importación de estos efectos para uso y consumo personal al territorio aduanero general, dentro de los valores de la franquicia que establezca la Autoridad de Aplicación, se encuentra exenta del pago de tributos que los graven”. En tanto, el excedente “quedará sujeto al pago de un tributo único con alícuota del 50%”.

La AFIP explica que el Ejecutivo es “quien acuerda con los gobiernos provinciales el establecimiento de estas áreas, que estarán ubicadas en regiones geográficas cuya situación económica sea crítica o que por su vecindad con otros países así lo requieran”. También podrá “disponer que no se apliquen las prohibiciones de carácter no económico a la introducción o extracción de mercaderías de la zona franca”; “reducir las medidas de control aduanero de la zona franca”; y “establecer un régimen de estímulo a la venta de mercaderías originarias del área franca que se destinen al extranjero”.

Besamanos y demora

El gobernador electo de La Pampa, Sergio Ziliotto, fue uno de los más solicitados en la previa del plenario que realizaron las comisiones de Economías y Desarrollo Regional -comanda la radical Aída Ayala-; de Presupuesto y Hacienda -preside el resbaladizo macrista Luciano Laspina-; y de Economía. Al clásico besamanos regalado al legislador peronista se le sumaron también felicitaciones mutuas entre el candidato a vicegobernador de Misiones por Cambiemos, el radical Luis Pastori -perdió por paliza junto a Humberto Schiavoni, jerarca del Pro a nivel nacional- y el oficialista provincial Jorge Franco.

Curiosas volteretas las de Franco. El mes pasado deslizó un proyecto de moratoria para obligaciones tributarias, aduaneras y de la seguridad social por las obligaciones vencidas el 30 de abril pasado. Sin embargo, meses atrás, fueron el mismo diputado junto y una legisladora del oficialismo quienes presentaron la polémica ley para aumentar Bienes Personales.

Show aparte del camporista Axel Kicillof, presidente de la Comisión de Economía: el diputado y anunciado candidato a gobernador de Buenos Aires por el cristinismo llegó tarde e hizo esperar a todos los legisladores de su bloque allí presentes para que pudiera estampar la firma del dictamen. Tras ingresar muy demorado por el lateral derecho de la sala recordó que el tema fue trabajado por el Gobierno anterior -que dejó la Casa Rosada a fines de 2015, pese a estar ahora en 2019-, y mientras su micrófono seguía prendido, sonó un celular cerca suyo con el jingle de “Axel gobernador” que escucharon todos los presentes.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario