Diputados: Carrió formalizó renuncia a banca desde el 1-M

"Como parte fundamental de Juntos por el Cambio, nos comprometemos a la unidad del espacio y la representación del mandato popular de los más de diez millones de argentinos que nos acompañaron en estas elecciones", señaló la Coalición Cívica.

La líder de la Coalición Cívica (CC) y miembro fundacional de Cambiemos -hoy, Juntos por el Cambio-, Elisa Carrió, formalizó ayer la renuncia “irrevocable” a su banca como diputada a partir del 1 de marzo próximo, tal como se lo informó a Mauricio Macri el lunes último, en Casa Rosada. En ese encuentro, y con toda la crema oficialista que la despedía, la legisladora apuntó duro contra el vidalismo: tras augurar por la unión de la futura y principal oposición, y con el PRO a cargo de la presidencia de ese interbloque -tendrá mayor cantidad de legisladores que los radicales-, deslizó que quiere a nadie relacionado con denuncias que hizo en estos últimos años, en clara referencia al futuro integrante de la Cámara baja y actual ministro de seguridad bonaerense, Cristian Ritondo.

“Acompañamos la decisión de ‘Lilita’ de retirarse de la política cotidiana, de la actividad partidaria y su renuncia a la banca de diputada de la Nación. Seguirá comprometida, en sentido humanista, ya que esto le va a permitir dedicarse a lo que hoy también le preocupa y sucede en el país y en el mundo: populismos de izquierdas y derechas, migrantes y derechos humanos”, señaló en un comunicado la CC tras la renuncia de Carrió, quien será suplantada por la diputada porteña del PRO, Patricia Holzman, que le seguía en la lista, por el cumplimiento de la ley de cupo femenino.

En la actualidad, el jefe de la Coalición Cívica en la Cámara baja es Juan Manuel López. En el mismo comunicado de ese espacio se aclaró que le quitarán la titularidad para trasladársela al diputado electo Maximiliano Ferraro desde el 10 de diciembre próximo. “Como parte fundamental de Juntos por el Cambio, nos comprometemos a la unidad del espacio y la representación del mandato popular de los más de diez millones de argentinos que nos acompañaron en estas elecciones”, aseguró la fuerza creada por Carrió.

Al partir recién en marzo próximo, Carrió podrá estar ante una convocatoria de sesiones extraordinarias -desde el 10 de diciembre- que realice el presidente electo, el kirchnerista Alberto Fernández, y estará encima no sólo de las definiciones del interbloque de Juntos por el Cambio, sino también de la repartija de cargos en comisiones -en caso de tener que conformarse- y de autoridades que le corresponderán al principal bloque de la oposición, que tendrá -a priori- 119 legisladores. El kirchnerismo viene desde más abajo en bancas -tiene poco más de 105- y aspira a aliados provinciales para igualarlo. Es decir, nadie contará con el quorum necesario (129) para activar un recinto complejo y megapolarizado.

“La Coalición Cívica ARI no sólo es usina de nuevas ideas, somos fuente de dirigentes formados, trayectorias intachables, legitimidad, conducta y autoridad moral. Nos comprometemos desde nuestros lugares de responsabilidad política a mantener y a representar las convicciones y los principios con los que ‘Lilita’ ha guiado su vida y su actividad política: la honestidad, la transparencia, la integridad y el compromiso de no mentir, no robar y no usar a los pobres”, expresó ayer su espacio.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario