Edición Impresa

Disney dona u$s5 M para Notre Dame

Un aporte pequeño si se compara con el de firmas como Louis Vuitton, Gucci, Dior y Saint Laurent. La suma, hasta ayer, era de 900 M de euros.

The Walt Disney Company anunció ayer que donará 5 millones de dólares para la restauración de la Catedral de Notre Dame en París, que quedó parcialmente destruida por un incendio el lunes por la tarde y recién extinguido en la madrugada del martes. La cifra aportada por el conglomerado de empresas de entretenimiento más grande del mundo, que tiene en la capital francesa uno de sus parques temáticos, Disneyland París, se suma a los cerca de 900 millones de euros comprometidos por particulares pero sobre todo por grandes fortunas del ámbito corporativo.

“Notre Dame es un faro de esperanza y belleza que ha definido el corazón de París y el alma de Francia por siglos, inspirando asombro y reverencia por su arte y arquitectura y por su duradero lugar en la historia humana”, dijo el presidente y CEO de Disney, Bob Iger, según reprodujo “The Hollywood Reporter”. El compromiso de la compañía que produjo el film amimado “El jorobado de Notre Dame” (1996), ambientado en la Catedral, y con el que ganó millones de dólares, parece insignificante en comparación a los montos prometidos por los magnates propietarios de las firmas de moda Gucci y Saint Laurent (100 millones de euros) o Louis Vuitton y Dior (200 millones de euros). El presidente francés, Emmanuel Macron, puso en marcha una normativa que busque dar transparencia al circuito de esas donaciones, que serán gestionadas por cuatro organismos que prestarán colaboración al Estado: La Fundación Notre Dame, la Fundación del Patrimonio, la Fundación de Francia y el Centro de Museos Nacionales.

Simultáneamente, la novela de Victor Hugo “Nuestra Señora de París” (que inspiró las innumerables películas sobre el famoso jorobado Quasimodo y la gitana Esmeralda) saltó el martes al número uno en la plataforma de Amazon Francia. También tras los atentados en París del 13 de noviembre de 2015, los franceses se habían precipitado a las librerías a comprar “París era una fiesta”, de Ernest Hemingway, expresando con este gesto su tristeza y solidaridad. Escrita en 1831, la novela de Victor Hugo fue llevada al cine en varias ocasiones y conocida también como “El Jorobado de Notre Dame”, se sitúa en 1482, bajo el reinado de Luis XI.

Las versiones más importantes fueron la muda de 1923, con Lon Chaney; la de William Dieterle (1939), con Charles Laughton y Maureen O’Hara; la de Jean Delannoy (1957), con Anthony Quinn y Gina Lollobrigida, Un pasaje del libro recuerda dramáticamente lo sucedido en las últimas horas: “Todas las miradas se dirigían a la parte superior de la catedral y era algo extraordinario lo que estaban viendo: en la parte más elevada de la última galería, por encima del rosetón central, había una gran llama que subía entre los campanarios con turbillones de chispas, una gran llama revuelta y furiosa”. Alrededor de los personajes de Quasimodo y de la gitana Esmeralda, Hugo hizo de la catedral la verdadera heroína de “Nuestra Señora de París”, con el objetivo de llamar la atención sobre el estado de deterioro del monumento. El éxito de la obra provocó un movimiento de opinión ciudadano que fue capaz de empujar a las autoridades a restaurar la catedral.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario