Disney saldrá a competir con Netflix con precios más bajos
Será a partir del año próximo. Empezará sólo en EE.UU. y luego se irá extendiendo. Busca sumar 40 millones de suscriptores en la primera etapa.
á a competir directamente con Netflix: anunció que tiene previsto lanzar el año próximo su propio servicio de streaming que llamará Disney Play y estará disponible en un comienzo sólo para los Estados Unidos.

La industria estaba esperando este lanzamiento desde hace varios meses, pero la firma del ratón Mickey dijo que quería pisar sobre seguro en un negocio que no para de crecer en todo el mundo, no sólo de la mano de Netflix sino también de otros grandes jugadores como Amazon y HBO.

Disney apuesta a ganar suscriptores de la mano de productos de su factoría pero también ofreciendo un precio más bajo que su competidores. Según detalló el CEO de la firma, Bob Iger, su servicio de streaming tendrá un costo inferior al de Netflix, que en Estados Unidos actualmente cuesta de 8 a 14 dólares al mes.

Esta decisión por supuesto tendrá consecuencias, tal y como afirma el analista Todd Juenger. Según él, con un precio estimado de 6 dólares al mes, Disney necesitará 40 millones de suscriptores para alcanzar un equilibrio financiero. "Disney tendrá que desembolsar grandes sumas de dinero no solo para los costos de programación y marketing, sino también para la infraestructura como servicio al cliente y el procesamiento de pagos". Una inversión desmesurada que Iger ya comenzó a desembolsar cuando se gastó 2.600 millones de dólares para adquirir una participación mayoritaria en BAMtech, la compañía que respaldará sus planes de transmisión.

El ejecutivo también mencionó algunos nombres propios a la hora de hablar del contenido con el que intentarán impulsar la plataforma, que contará con títulos como "Captain Marvel," "Dumbo," "Toy Story 4," "The Lion King," "Frozen 2" y las próximas entregas de "Star Wars". En este contexto, ya hace meses que Disney eliminó del catálogo de Netflix sus propios contenidos, con el claro objetivo de ofrecerlos en exclusiva cuando llegue su nuevo servicio y por esta maniobra la firma dejó de recibir unos 300 millones de dólares anuales que recibía de Netflix por ceder los derechos de sus películas y series.

Lo cierto es que desde la industria del entretenimiento señalan que Disney desembarca tarde en un negocio que ya tiene jugadores súper consolidados por lo que tendrá que pelear fuerte para hacerse de un lugar de relevancia.

Según detallan Disney no tiene intención de igualar el tsunami de series televisivas y películas originales que está estrenando Netflix. Mucho menos plagarán el catálogo con las licencias recién adquiridas con la compra de Fox. Tampoco intentará retirar otras películas y series propiedad de Disney-Fox de los acuerdos de licencias internacionales para canalizar todo a través de la nueva plataforma.

Eso sería logísticamente complicado y extremadamente caro. Por ahora apostarán solo por producciones enteramente propias, y según Iger, por tomarse las cosas con calma: "Vamos a caminar antes de correr en lo que se refiere al volumen de contenido".