Mundo

Divide a las grandes corporaciones de los EEUU la polémica sobre el control de armas

Bloomberg, Twitter, Uber, Levi Strauss y Airbnb, entre otras, llevaron el reclamo al Congreso. En tanto, compañías tecnológicas y del sector financiero no adhirieron al petitorio. Estos pronunciamientos se hacen cada vez más frecuentes y apuntalan la idea de responsabilidad social.

Washington - Líderes de 145 importantes corporaciones de EE.UU. solicitaron la aprobación de una regulación más estricta sobre las armas de fuego, en una carta dirigida a los líderes del Senado. Con todo, llamó la atención la ausencia de otras grandes firmas en el petitorio.

Los pronunciamientos de las principales empresas estadounidenses sobre temas candentes son cada vez más frecuentes. En ese sentido, aún está fresco el realizado en el sentido de que las ganancias de los accionistas no deben ser en el futuro su única guía y que es necesario introducir entre sus deberes el cuidado del medioambiente, el bienestar de sus trabajadores y la promoción de las minorías.

Los jefes de empresas estadounidenses -o con “fuertes intereses comerciales” en el país-, denunciaron en la carta, enviada el miércoles pero conocida este jueves, una “crisis de salud pública que demanda acciones urgentes”.

“No hacer nada sobre la crisis por la violencia con armas en Estados Unidos simplemente es inaceptable y es hora de ponerse de pie al lado del pueblo estadounidense en pos de su seguridad”, escribieron, tomando una posición pública audaz.

La carta fue firmada por los responsables de empresas como Bloomberg, Twitter, Uber, Levi Strauss y Airbnb.

Sin embargo, entre los firmantes no figuran algunos grandes grupos financieros y compañías tecnológicas como JP Morgan, Google y Facebook.

El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, dijo que solo impulsará una iniciativa de ley sobre armas si es respaldada por el presidente, Donald Trump.

Sin embargo, este es un defensor de un libre acceso a las armas de fuego, entre muchos otros dirigentes influidos por el poderoso lobby Asociación Nacional del Rifle (NRA).

Los jefes de las empresas firmantes hicieron notar que cien estadounidenses son asesinados diariamente por disparos y se refirieron a esa situación como una “crisis de salud pública que demanda acciones urgentes”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario