Opiniones

Dólar controlado versus recesión, Dios es argentino

Los argentinos están acostumbrados a dolarizar sus carteras antes de las elecciones. Mientras que con Cristina existía el cepo, con Mauricio se trata de disuadir la compra de dólares vía altas tasas y recesión. El resultado es 12 años sin crecimiento del PBI. Francisco y el celular de Dios.

En el año 2007 el PBI per cápita ascendía a 15.803 y a diciembre de 2018 se ubica en 15.892. Estos números surgen de tomar el valor del PBI a precios contantes del año 2004 versus la cantidad de habitantes de la República Argentina.

Hace 12 años que el país está parado, en el año 2019 el PBI per cápita no subirá. Tomando los últimos dos mandatos de Cristina Fernández de Kirchner y los 4 años de Mauricio Macri, sobre los últimos 12 años, crecimos en 6 años y caímos en 6 años. En los últimos 8 años crecimos en 5 años y caímos en 3 años. En los últimos 4 años caímos en 3 años y solo crecimos en uno.

En resumen, el PBI no crece porque en la Argentina no aumenta la inversión que es el motor de la economía. La inversión tuvo un pico en el año 2011 y luego inicio un derrotero bajista, con subas y bajas que no logran empujar al conjunto de la economía.

La exportación juega un papel importante, la argentina solo exporta el 16% del PBI, y debería exportar como mínimo el 35% del PBI. Esto implicaría que Argentina tendría que exportar cerca de u$s 130.000 millones, algo más del doble de la actualidad. Somos un país agro dependiente, solo la posibilidad de una gran inversión en Vaca Muerta podría revertir el escenario de bajas exportaciones. Para ello necesitamos inversión, tipo de cambio alto y bajos tributos.

La inversión se logra con políticas de estado que perduren en el tiempo, y un tipo de cambio competitivo con políticas monetarias y fiscales claras. La inversión hay que seducirla con incentivos fiscales, de lo contrario los u$s 380.000 millones de dólares que los argentinos tienen en el exterior difícilmente regresen.

El dólar en blanco y negro

En el año 2015, antes de las elecciones presidenciales los argentinos no podrían comprar dólares, el cepo los dejaba al margen de esta posibilidad, estaba el dólar negro o blue que rondaba los $ 16,00. En la actualidad el dólar se puede comprar libremente y el mayorista se ubica en $ 44,80, con un minorista en torno de $ 46,00. Entre una elección y otra el dólar billete que se puede adquirir libremente en el mercado aumento el 188%.

En el año 2015 el furor era el mercado de dólar futuro, producto de un dólar oficial que se ubicaba en $ 9,50 y un dólar informal en $ 16,00, los actores de mercado salían a comprar dólar futuro esperando que el próximo gobierno unificara el tipo de cabio oficial e informal. En total había vencimientos por u$s 9.500 millones, buena parte de la venta de esos dólares los realizó el Banco Central.

En la actualidad, estamos observando un efecto parecido, en el mercado de futuros de dólar se acumulan vencimientos muy importantes, que ascienden a u$s 4.150 millones, de los cuales unos u$s 1.000 millones se acumularon en el último mes, en buena medida después del anuncio de la formula Fernández - Fernández.

La proximidad de las elecciones hace que muchos inversores se cubran en este mercado, hasta ayer las perdidas eran muy grandes, y muchos jugadores perdían dinero, aunque no rezongaban, porque preferían estar cubiertos ante posibles choques económicos en la actual coyuntura.

El Banco Central interviene en el mercado de futuro, si bien no hay información oficial, ha realizado ventas para contener la suba del dólar. Por otro lado, la tasa de interés de las leliq sigue demasiado alta, ubicándose en el 70% anual. Esta tasa es un cepo a los préstamos, ya que invita a los bancos a pagar tasas de plazo fijo en torno al 50% anual, y tasas activas para préstamos superiores al 80% anual.

Conclusiones

. Llegan las elecciones y los inversores salen a la caza de dólares, con una demanda potencial de aproximadamente u$s 2.000 millones por mes.

. El gobierno oferta u$s 1.000 millones por mes, gracias a la venta del Teoso de u$s 60 millones diarios, más el saldo positivo de la balanza comercial que rondaría los u$s 1.000 millones por mes.

. Si bien la pelea esta neutralizada, todo dependerá de lo que suceda con las expectativas de las elecciones presidenciales, cuanto más ajustada sea la elección más nerviosismo habrá en el mercado.

. Si los inversores migraran de bonos en pesos o plazo fijo en pesos a dólares, el Banco Central cuanta con u$s 40.000 millones para abastecer al mercado. Este monto se compone de las reservas liquidas más los préstamos de los bancos chinos y BIS.

. Si el Banco central vende dólares, procede a retirar pesos del mercado, por lo tanto, el mercado queda ilíquido y sube la tasa de interés.

. El dólar controlado tiene como costo una alta recesión, porque se reprime su compra con más tasa de interés y menos pesos en el mercado.

. Tenemos que pasar de la represión a la seducción, hay que dar incentivos fiscales a la inversión. Desgravar compra de inmuebles podría ser el camino.

. Todo parece muy crítico, pero no se olvide que Dios es argentino, llueve en Estados Unidos, los productores americanos no pueden sembrar, sube la soja, maíz y trigo. Mueren más de 200 millones madres de cerdo en China, y falta carne en el mundo. No te digo que Francisco tiene el celular de Dios, pero pasa raspando.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario