Edición Impresa

Dólar futuro en NY a un año: $ 16,30

 El enorme esfuerzo que hizo el Banco Central por calmar ayer las expectativas de devaluación, con una fuerte intervención en el mercado local de futuros, tuvo pocos efectos en las plazas en que los grandes jugadores operan libremente: los contratos de la divisa en Nueva York se dispararon ayer hasta un 7% (casi un peso), hasta ubicarse en $ 16,30 para dentro de doce meses; y en las cuevas de la City el "blue" se encareció 17 centavos, hasta llegar a un récord de $ 16,11.

Los inversores parecen presumir que el proceso de devaluación estará ya consumado una vez pasado marzo. Pero que los primeros ajustes relevantes sobre el tipo de cambio se percibirán desde el primer mes de gestión. El contrato que vence el 19 de abril de 2016 aumentó ayer 91 centavos, desde los $ 12,35 hasta los $ 13,26. Supone un salto de prácticamente el 40% hasta entonces, que será seguido de una fuerte desaceleración. Para el 19 de octubre del año próximo -exactamente seis meses más tarde- el tipo de cambio esperado por este mercado se ubica en los $ 16,30. Las perspectivas no se reflejan de igual manera en el mercado local de futuros, donde el Central suele aparecer a última hora para llevar hacia abajo las cotizaciones (ver aparte).

Desde hace un tiempo los argentinos dan ya por descontada una fuerte devaluación en el próximo Gobierno. El indicador que miran más de cerca en mesas de dinero y consultoras privadas es la relación que existe entre los pesos que circulan en la economía y las reservas del Banco Central. Ese ratio da hoy un dólar de $ 19,74. La diferencia que tiene ahora con el "blue" (de $ 16,11) está en gran parte explicada por las expectativas que existen sobre una nueva gestión y por las intervenciones diarias que indirectamente realiza el Gobierno sobre el mercado informal cuando convalida ventas de divisas para ahorristas que, luego, ofrecen sus billetes en las cuevas.

En Puente, los economistas a cargo del equipo de research y estrategia ponen en duda la rigurosidad del "dólar convertibilidad" para estimar el valor de mercado del "blue". Y sugieren, en su reemplazo, mirar de cerca las tasas de interés de los bonos en pesos y en dólares. El tipo de cambio, dicen, es aquel que iguala el retorno esperado de invertir en títulos en dólares con el retorno esperado de invertir en los que son en pesos. Actualmente, los bonos en moneda local dan un retorno promedio del 28% anual; y los que son en moneda extranjera, a su vez, uno del 8% anual. Concluyen que esto significa que el inversor de títulos en pesos está esperando una depreciación del tipo de cambio implícito de alrededor del 20% durante el próximo año, que es lo que le hace que su decisión de quedarse en ese título sea racional. "Cabe aclarar que el cálculo es aproximado y deberían tenerse en cuenta otras variables como por ejemplo la aversión al riesgo del inversor, entre otras cosas, pero la aproximación es útil para tener una intuición de cuánto esperan de depreciación en promedio los inversores del tipo de cambio implícito para el próximo año", advirtieron Víctor Poma y Ezequiel Zambaglione en su último informe. Dado que el contado con liquidación (el tipo de cambio implícito en las operaciones de arbitraje con bonos) se ubica actualmente alrededor de $13,70, los inversores estarían esperando un dólar de $ 16,5 para dentro de un año. Este valor es, precisamente, el mismo que prevén los contratos a futuro en Nueva York.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario