Mundo

Dolor de cabeza para Bolsonaro: allanan por corrupción la oficina de su operador en el Senado

El líder del Gobierno en la Cámara alta presentó su renuncia. Lo acusan de haber beneficiado con obras públicas a empresas constructoras durante su gestión como ministro de Dilma Rousseff entre 2012 y 2013.

Brasilia - La Policía Federal de Brasil allanó ayer los despachos en el Congreso vinculados al senador Fernando Bezerra Coelho, el líder del Gobierno de Jair Bolsonaro en el Senado, por supuestos delitos de desvío de dinero público en contratos.

Bezerra Coelho pertenece al Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) del expresidente Michel Temer, y los hechos investigados corresponden a su función como ministro de Integración Nacional entre 2012 y 2013, durante el ejecutivo de la entonces mandataria Dilma Rousseff (Partido de los Trabajadores).

La operación, denominada Desintegración, fue autorizada por el Supremo Tribunal Federal (STF) y está basada en un pedido de la Procuraduría General de la República con sustento en una delación premiada de un contrabandista de divisas.

Se apunta a que el senador recibió dinero por parte de la empresa constructora OAS a cambio de ventajas en la obra pública de la región nordeste, en particular en el desvío y canalización del río San Francisco.

“Los colaboradores confirmaron que el pago a autoridades públicas para obtener ventajas indebidas entre los años de 2012 y 2014 fueron realizados por constructoras que estaban ejecutando obras costeadas por recursos públicos”, dijo la policía. La suma de las coimas ascendería a 1,4 millones de dólares.

El senador Bezerra, en cargo desde 2015, fue nombrado por Bolsonaro en febrero como el líder del Gobierno en el Senado, con la responsabilidad de articular con los bloques aliados al ejecutivo la votación de proyectos de interés.

Con sus oficinas del Congreso allanadas, Bezerra Coelho se comunicó con el ministro de la Casa Civil (jefatura de Gabinete), Onix Lorenzoni, para poner su cargo a disposición.

Ayer, policías fueron también hasta su residencia en Brasilia para cumplir una de las órdenes de allanamiento.

Su asesoría de comunicación emitió una nota en la que su abogado cuestiona la “contemporaneidad” de la acción policial. “La única justificación del pedido [de allanamiento] sería en razón de la actuación política y combativa del senador contra determinados intereses de los organismos de persecución penal”, señaló el comunicado.

El allanamiento llegó en un momento clave de la relación entre Bolsonaro y el Senado, que debe comenzar a tratar la reforma previsional aprobada en Diputados, principal proyecto de ajuste económico para los próximos diez años presentado por el Gobierno.

“Lamento el operativo en la sede del Legislativo, pero no afectará el régimen de votaciones”, dijo el presidente de la Cámara alta, Davi Alcolumbre, del partido Demócratas, que forma parte de la base oficialista en asuntos económicos.

La policía también allanó el despacho del hijo del senador Bezerra, el diputado Fernando Bezerra, del derechista Demócratas. Propiedades del legislador en el estado de Pernambuco, noreste, fueron allanadas también en busca de supuestas pruebas de 2012 y 2013.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario