Espectáculos

Dos clásicos de los 80 vuelven a las salas cinematográficas

La modalidad fue iniciada por títulos como "Alien"y "Tiburón", y proseguirá en los próximos meses con "La vida es bella" y "Los Goonies".

Hoy se volverá a ver en pantalla grande el primer “Terminator”, la película que consagró tanto al director James Cameron como a quien años después sería el gobernador de California, Arnold Schwarzenegger. Hasta ese año, 1984, Cameron era sólo uno de los tantos directores jóvenes que habían debutado en la realización con una producción clase B para Roger Corman; en su caso fue la ridícula “Piraña 2”, sobre pirañas voladoras. En “Terminator” dedicó todo su esfuerzo a trabajar una estética audaz y vanguardista sin un gran presupuesto, algo que logró combinando una dirección de arte desoladora y distópica con los efectos especiales de Stan Winston y una antológica secuencia de efectos stop motion para el fuerte desenlace. Los niveles de violencia del film también eran sorprendentes en aquel tiempo.

La popularidad del primer “Terminator” quedó legitimada, como ocurre con tantos otros casos, cuando algunas de sus líneas pasaron al lenguaje cotidiano, como “I’ll be back”, así como “Terminator 2” consagró “Hasta la vista, baby”. El personaje de Sarah Connor, interpretado por Linda Hamilton, también quedó en la historia de Hollywood como uno de los papeles femeninos más fuertes de la segunda mitad del siglo XX.

El jueves 17 será el turno de una de las más famosas adaptaciones de Stephen King a la pantalla, “El resplandor” (“The Shining”, 1980) de Stanley Kubrick, con Jack Nicholson como un escritor frustrado que se va dejando enloquecer por los espectros de un viejo hotel con una historia siniestra, el Overlook. El film de Kubrick sigue generando polémicas hasta nuestros días, dado que originalmente King no estuvo del todo de acuerdo con el punto de vista del director de “La naranja mecánica” sobre su novela, que adaptó reservándose algunos cambios a su gusto.

Inclusive hasta hace un par de años, directores como David Cronenberg seguían discutiendo si Kubrick se hallaba lo suficientemente familiarizado con el género del terror como para adaptar de manera adecuada a King.

De todos modos, los fans del género suelen coincidir en que “El resplandor” es una de las obras mayores del cine de fantasmas, e inclusive en la reciente “It 2” hay algunas escenas horripilantes con inequívocos guiños a “The shining”. La música electrónica de Wendy Carlos y el por entonces muy moderno uso del steadycam para los largos travellings por los pasillos del Overlook Hotel son sólo algunos de los motivos para volver a ver esta obra maestra en pantalla grande.

Jack
Clásicos modernos. Jack Nicholson en El resplandor.
Clásicos modernos. Jack Nicholson en "El resplandor".

En ambos casos se pueden ver estas dos grandes películas en salas gracias a la estrategia que desde hace meses tienen distribuidoras majors con la cadena Cinemark y Hoyts. Este año se exhibieron con esta modalidad “Alien” de Ridley Scott, “Aliens” de James Cameron, “Tiburón” de Spielberg y “Buenos muchachos” de Scorsese. En algunos casos los títulos seleccionados sirven para publicitar sus próximas secuelas que mantendrán vivas las respectivas franquicias. Este es tanto el caso de “The Terminator” como de “El resplandor”, ya que el 31 de octubre llegará a los cines de todo el mundo –incluyendo nuestro país- la flamante “Terminator: Destino oculto” con e regreso de Schwarzenegger y Linda Hamilton, mientras que en el caso de “El resplandor”, hay una secuela de la novela original de Stephen King, escrita por el mismo autor, “Doctor sueño” que se estrenará el 7 de noviembre protagonizada por Ewan McGregor en el papel del pequeño hijo de Jack Nicholson, ahora adulto.

Las funciones de ambos films son a las 20 en todos los complejos de la cadena Cinemark. Algunos de los próximos clásicos que volverán a las salas en los próximos meses son “La vida es bella”, de Roberto Benigni, y “Los Goonies” de Richard Donner.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario