Dos DJ criollos lanzaron su sello de vinilos
Así como la empresa canadiense que compró la cadena HMV lo hizo por su fe en el renacimiento del LP, estos dos porteños apuestan a lo mismo.

“Estábamos por llegar a nuestro décimo aniversario y descubrimos que podíamos sacar nuestro propio vinilo: de eso se trata Levitar, de la música house”. Rubén Alarcón, fundador del club Levitar y del flamante sello discográfico Levitar Recordings junto a su hermano Fabrizzio, cuenta el punto de partida de cómo un club de DJ de Palermo se transformó en el único en lanzar sus propios discos, que incluyen artistas de Europa y Sudamérica y se distribuyen internacionalmente desde Alemania.

Ambos hermanos son DJ fanáticos de la música house, que definen como “la evolución del funky y la disco music”. En diálogo con este diario explicaron los curiosos avatares de su emprendimiento y por qué le dan tanta importancia al vinilo en un mundo digital. En su estudio, donde se pueden ver Minimoogs Korg, cajas de ritmos Roland vintage, además de instrumentos más tradicionales como un bajo eléctrico, Fabrizzio Alarcón explica: “Los sonidos digitales dan todo prefabricado, como una casa de comida rápida. Es cómodo, pero los sonidos se parecen mucho unos a otros. Por eso, para nuestros temas, partimos de instrumentos analógicos que luego sampleamos y repetimos creando nuestro propio estilo sonoro. Del mismo modo sólo invitamos a DJ que usen vinilo: para nosotros es la única manera de saber que están haciendo sonar su música original, ya que sin vinilo nadie sabe lo que hace un deejay, hasta puede pasar un CD. De ahí que siempre nos pareció esencial tener algunos de nuestros temas en vinilo”.

Para los hermanos también fue importante la idea de no lanzar discos que sólo tuvieran sus temas, sino convocar a otros DJ argentinos e internacionales, lo que hacen hace una década. “Lo primero que se te ocurre, por una cuestión de ego artístico, es lanzar tus propios discos, pero lo pensamos y queríamos que nuestros vinilos reflejaran lo que es nuestro club, con muchos DJ con estilos diferentes, aunque centrados en el estilo de música house de la vieja escuela”, agrega Rubén. “Empezamos a pedir demos a artistas conocidos y también por las redes sociales, lo que volvió al proyecto totalmente global: tuvimos mails hasta de la China”.

Según cuentan, aun en el primer mundo no es corriente que los DJ editen alguno de sus temas en un vinilo. Fabrizzio da un ejemplo: “El italiano Nicholas Meyer es un pianista de jazz muy joven que, además, es un DJ talentoso. El estaba muy entusiasmado y ni remotamente soñaba con poder editar uno de sus temas en vinilo, y eso sucedió en uno de nuestros primeros dos discos el año pasado”.

Ademas de esos dos vinilos, ahora el sello prepara otros dos para 2019, el primero a editarse en abril con una muestra de los ya consideran los músicos de su staff, además un solo tema de Fabrizzio. Justamente él cuenta cómo llegó a incluir en el sello a dos de los principales astros del house francés, Joss Moog y Around7: “Joss había estado en Levitar luego de una fiesta en Córdoba donde tocó para tres mil personas. Aquí le hicimos el warm up y tocó como figura principal. Creo que se encariñó con Levitar. Ya con el primer disco en marcha le mandamos unas copias a su casa en Francia. Y luego de unos meses veo que estaba tocando mi música en París. Lo publicó y me etiquetó.”

Pero lo internacional no se limita solo a la música sino a la parte industrial del emprendimiento: “Decidimos imprimir los vinilos en Alemania, no sólo por la calidad”, explica Rubén Alarcón, sino debido a que nos costaba menos que hacerlo acá. Para eso tuvimos que inscribir los temas en el Sadaic alemán, GEMA, algo bastante complicado sobre todo si uno no sabe alemán y debe hacer contratos. Eso nos llevó meses, pero valió la pena. El año pasado, cuando nos pego la crisis por los tarifazos, casi caímos en bancarrota, pero las ventas internacionales del primer disco nos salvaron y lograr pagar sueldos y recuperarnos. Casi nos pareció un milagro, pero además de eso, tuvimos que entender que somos el único club de música electrónica de Sudamérica con sello propio”.