Despejar el fantasma de los holdouts, clave del exitoso canje según los analistas

Economía

Martín Guzmán informó este lunes que el 93,55% de los acreedores de la deuda bajo ley extranjera adhirió al canje, lo cual desembocó en un 99,3% de la deuda elegible reestructurada. Ámbito dialogó con diferentes especialistas para analizar la relevancia de este acuerdo.

Luego de la expectativa generada a partir del acuerdo del 4 de agosto, este lunes el ministro de Economía, Martín Guzmán, dio a conocer que el 93,55% de los acreedores de la deuda bajo ley extranjera adhirió al canje, lo cual desembocó en un 99,3% de la deuda elegible reestructurada debido a la activación de las Cláusulas de Acción Colectiva (CACs). Tras la noticia, Ámbito dialogó con diferentes especialistas para profundizar sobre de la magnitud de estas cifras y su impacto de cara a los próximos desafíos que tendrá el Gobierno de Alberto Fernández.

En cuanto al 1% de bonos que no entraron en el canje, el director de la consultora EPyCA, Martín Kalos, aseguró que se trató de "bonos muy chicos y puntuales". "A veces no alcanzás un acuerdo por no tener interlocutores para negociar", explicó el economista, quien tildó de "exitosísimo" al resultado difundido esta tarde.

Al respecto, Juan Ignacio Paolicchi, analista de EcoGo, agregó que "aparentemente habrían quedado afuera unas series chicas de los PAR en Euros que fueron reabiertos en 2010, y que representan un monto muy poco significativo (u$s20 millones anuales)".

A partir de estos niveles de adhesión, Kalos sostuvo que "no hay holdouts que puedan entorpecer los flujos financieros a futuro".

En el mismo sentido, Paolicchi resaltó la importancia de evitar futuros juicios. "Era un riesgo no menor teniendo en cuenta la delicada situación que enfrenta Argentina en materia fiscal", aseveró.

Con una perspectiva similar, la economista de Econviews, Mariela Díaz Romero, calificó al resultado como "algo mejor que lo esperado" y "mejor que los de 2005-2010, más que nada porque en ese momento quedaron muchos holdouts que luego pudieron litigar".

Cabe recordar que el acuerdo que logró Argentina con los acreedores de su deuda se basó, fundamentalmente, en una extensión de plazos y en una reducción de la tasa de interés promedio, que bajó desde el 7% hasta casi el 3%. De esta manera, el país tendrá un alivio significativo en los próximos años.

De acuerdo a las declaraciones realizadas por Guzmán, los pagos de acá a 2030 se contrajeron en u$s37.700 millones. "Esto nos da un horizonte financiero diferente para implementar políticas públicas en pos de recuperar la economía y establecerla en un sendero de desarrollo inclusivo y sostenido", sostuvo el funcionario en la conferencia de esta jornada realizada en la Casa del Bicentenario.

El siguiente paso del equipo económico del Gobierno es la reestructuración de una deuda por u$s44.000 millones con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Si bien, hasta el momento, la relación con la directora del fondo, Kristalina Georgieva, fluyó en buenos términos, es probable que el organismo le exija al país ciertas señales de ordenamiento de sus cuentas públicas.

Díaz Romero destacó la importancia de las conversaciones con el FMI. "Eso te va a pegar en la tasa de descuento de los bonos, porque hay que ver cómo es el nuevo acuerdo distribuido en el tiempo. Lo ideal es no abultar vencimientos.", anticipó.

La reducción del déficit fiscal es una de las principales demandas que se le realizarían a la actual gestión. Desde el gabinete económico ya aclararon en varias oportunidades que, en este contexto de pandemia, no es viable una contracción del gasto ya que hay vastos sectores de la ciudadanía necesitando la asistencia del Estado.

Sin embargo, Guzmán adelantó hoy que su intención es recortar el déficit hasta el 4,5% del PBI en 2021, proyección que estará incluida en el Presupuesto que se mandará al Congreso a mediados de septiembre.

"El mercado esperaba menos déficit, teniendo en cuenta que el gasto de este año fue extraordinario y que el año que viene se levantaría ese 'barrilete' ", dijo Paolicchi. Según el especialista, esto podría contrarrestar el efecto positivo que el acuerdo tiene sobre las expectativas de devaluación de la moneda local.

En relación a la posible respuesta de los mercados en el corto plazo, Díaz Romero estima que "el riesgo país va a quedar en 1200/1000 puntos básicos y que "no va a bajar a 800 de una sola vez" ya que "necesitas más señales".

Por otra parte, Kalos también remarcó la relevancia de las deudas de las provincias que, según su visión, se verán beneficiadas por el reciente acuerdo ya que "pueden negociar sabiendo que lo hacen con los mismos tenedores que aceptaron ciertos términos en la renegociación de la deuda nacional y además sabiendo que el Estado argentino tiene más claridad sobre su flujo de fondos a futuro como para, eventualmente, asistir en ese proceso".

De cara al futuro, el economista afirmó que "hay que seguir trabajando en una agenda de crecimiento y desarrollo, pero el resultado de hoy es un primer paso."

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario