Cuento del tío: Gobierno no paga deuda que reclaman importadores de autos

Economía

El ministro Dante Sica había prometido que el plan de subsidios continuaría después de Juni0km y Juli0km. Fue un acuerdo de palabra con las empresas pero, como no hay nada firmado, el organismo que paga no reconoce el pasivo.

El Gobierno se despide con un “cuento del tío” para el sector automotor. Los reclamos de las empresas para que se saldara la deuda por el plan oficial de descuentos, que funcionó entre junio y agosto, tuvieron esta semana una respuesta negativa, al menos en lo que respecta a las marcas importadas agrupadas en CIDOA y es presumible, por el mismo argumento, que se extienda a las terminales asociadas en ADEFA.

Así quedó oficialmente documentado por una carta que el Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE) le envió al Ministerio de Producción en la que aclara que se liquidaron de manera correcta los fondos asignados para ese plan de estímulo y, dando a entender, sin mencionarlos, que no hay nada para reclamar.

No es un tema menor. Hay, en disputa, alrededor de $1.300 millones entre lo que piden los importadores y los fabricantes. Para los primeros, el monto destinado era de $50 millones mientras que el resto corresponde a las terminales radicadas. La nota del BICE, con fecha del 2 de diciembre, está dirigida al ministerio que conduce Dante Sica ya que desde ahí se elevó el reclamo puntual de CIDOA.

El problema está centrado en el que el BICE era el ente fiduciario del fideicomiso del Fondo Nacional de Desarrollo encargado de administrar los fondos para el plan. El programa de incentivo, con descuentos de hasta $90.000 por 0km, se conoció inicialmente como Juni0km porque, en principio, iba a esta vigente por ese mes. De hecho, se firmó un acuerdo entre el Gobierno y las empresas por ese plazo. Ante el éxito del plan, se prorrogó por el mes siguiente, bajo la denominación Juli0km. Para este período también se firmó un contrato correspondiente.

En cambio, en agosto se produjo el conflicto. El ministro Sica les prometió a las empresas que se prorrogaría durante ese mes, por lo que la mayoría de los importadores siguieron haciendo las bonificaciones a cuenta del futuro subsidio. El problema es que el Ministerio de Economía – en ese momento a cargo de Nicolás Dujovne – no contemplaba nuevos fondos. Hay que recordar que este plan de incentivos se lanzó con un objetivo económico (reactivar las ventas) y uno político (mejorar el clima previo a las PASO). Mientras las empresas siguieron haciendo los descuentos, aferradas a la palabra de Sica, la salida de Dujovne y la derrota electoral quitaron cualquier incentivo político por lo que el plan quedó a la deriva.

En ese contexto, dos áreas de gobierno se cruzan con opiniones distintas. “Lo que dice el BICE es correcto. No hay nada firmado por el plan de agosto y es lógico que no lo paguen. El problema es que un ministro dio su palabra y llevó a las empresas a seguir haciendo los descuentos que ahora nadie va a hacerse cargo. No todas lo hicieron. Algunas, ante la falta de un contrato oficial, prefirieron frenar las bonificaciones” explicó un importador.

Después de una introducción de protocolo, la carta del BICE detalla el pedido de pago marca por marca, lo abonado y lo rechazado por estar fuera de término. Las empresas involucradas son los representantes de Alfa Romeo, Geely,BMW, Chery, Hyundai, JAC, Lifan, Subaru y Suzuki

En el texto de la nota BICE se detalla los pagos efectuados a cada importador correspondiente a los autos vendidos en junio y julio mientras que se rechaza los pedidos por agosto por estar “fuera del período del programa junio y julio 2019”.

Si bien la comunicación del BICE responde a un pedido de los importadores, que es el monto menor, el argumento puede servir como antecedente para los fabricantes. ADEFA envió hace dos días una nota reclamando el pago de la deuda de agosto. Lo hizo a pedido de Sica. El ministro lo sugirió para que quede asentado el reclamo ante el cambio de Gobierno ya que lo único que tienen las empresas es la promesa de este funcionario saliente.

El jueves pasado, el Ministerio de Economía, habría destinado una partida presupuestaria para diferentes compromisos, entre el que estaría el reclamo de ADEFA. Hasta anoche, no había respuesta ni de Producción ni del BICE pero la entidad espera que, antes del cambio de Gobierno, quede asentado con número correspondiente un documento que garantice el cobro de la deuda. Si el gobierno próximo no se hace cargo de esta deuda, las automotrices tendrán la tarea difícil de explicarle a sus casas matrices que hicieron descuentos a cuenta de un subsidio oficial prometido que no fue documentado y sólo se basó en la palabra de un ministro de “confianza”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario