Actividad económica creció 2,6% en mayo por impulso del campo

Economía

Cosecha récord y calma cambiaria jugaron a favor. Pero sólo 6 de 16 sectores arrojaron variaciones positivas. En 5 meses se acumula una caída del 3,1%.

La actividad económica registró en mayo un crecimiento del 2,6% interanual, el primero en trece meses, luego de los efectos negativos producidos por la sequía y la crisis cambiaria durante el año pasado, aunque en los primeros cinco meses del año acumula una caída del 3,1%. Así lo indicó ayer el INDEC, al dar a conocer el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE), el cual volvió a aumentar por segundo mes consecutivo con respecto al mes anterior, aunque en menor magnitud en términos desestacionalizados. El índice avanzó 0,2%, al igual que en la serie con tendencia ciclo.

Uno de los elementos que jugó a favor de la actividad económica en el mes fue la calma cambiaria, ya que el Banco Central logró controlar al dólar en mayo, tras las depreciaciones registradas en entre febrero y abril. También ayudaron el anuncio del Gobierno, que anticipó un menor ritmo de avances tarifarios en lo que resta del año, y el hecho de que la inflación comenzó a desacelerarse, a pesar de que continúa en niveles elevados. No obstante, el BCRA continuará aplicando una política monetaria restrictiva, con crecimiento nulo de la base monetaria y elevadas tasas de interés, entre otras cuestiones.

A pesar del avance de la actividad registrado en mayo, solamente 6 de los 16 sectores (37,5%) arrojaron variaciones positivas en la comparación interanual. Esto implica que la buena performance que registró el indicador en el mes fue explicada principalmente por el desempeño del rubro Agricultura, ganadería, caza y silvicultura (+49,5%) debido a que la cosecha alcanzó niveles récord y a la sequía del año pasado, que generó una menor base de comparación. De acuerdo con la consultora Ecolatina, excluyendo a este segmento del análisis, la economía habría presentado un retroceso del 4,5% interanual en el mes. Otros sectores que finalizaron en alza fueron Transporte y comunicaciones (+1,8%), Explotación de minas y canteras (+1,3%), Impuestos netos de subsidios (+1,2%), Enseñanza (+0,8%) y Administración pública y defensa (+0,2%).

Por el lado de las bajas, se destacó la Intermediación financiera (-16%), seguido por Comercio mayorista, minorista y reparaciones (-11,4%) y la Industria manufacturera (-6,5%), que completaron el podio. Más abajo se ubicaron Construcción (-3,1%), Otras actividades de servicios comunitarios, sociales y personales (-2,7%), Actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler (-2,1%), Electricidad, gas y agua (-1,8%), Pesca (-0,6%), Hoteles y restaurantes (-0,4%) y Servicios sociales y de salud (-0,1%).

En esta línea, Ecolatina destacó que “el principal empleador formal de bienes -el sector industrial- permanece en rojo. Por lo tanto, aun cuando la economía logre salir de su estancamiento no corresponde esperar mejoras importantes en el mercado de trabajo”. Y manifestó que, como “los fondos de inversión que abandonaron el país el año pasado no volverán en el corto plazo y el salario real no llegará a los niveles de 2018, estos números seguirían en terreno negativo durante los próximos meses”.

La consultora proyectó para los próximos meses que si bien los estímulos al consumo comenzarán a jugar a favor de la economía, en medio de la previa electoral, la recuperación será “lenta y acotada”. Esto responde, de acuerdo con el análisis, a que la política restrictiva que aplica el Banco Central seguirá “poniéndole un freno a la potencial expansión del consumo”. Para 2019, Ecolatina proyectó una caída del Producto Bruto Interno del 1,4% interanual.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario