China, clima y poca demanda

Economía

La temperatura en el sector agropecuario está subiendo y no sólo por el verano. El coronavirus alteró el comercio con el país asiático. De la sequía se pasó al exceso de lluvias. El consumo interno sigue bajo.

… que, junto con el clima también la producción va levantando temperatura. No es para menos, cuando se esperaba que China (tras el principio de acuerdo con los Estados Unidos) fortaleciera sus compras internacionales y, con eso, se lograra afirmar las cotizaciones, el coronavirus vino a congelar todo movimiento, y con un impacto aún no totalmente medido pero que, como primer efecto comercial, frenó cualquier recuperación de compras. El tema se agregó a la muy fuerte caída en los precios que China venía pagando por la carne vacuna (entre u$s2.000 y u$s2.500 menos por tonelada) desde noviembre pasado que, junto con el volumen extraordinario de compras, justificaron las fuertes exportaciones del rubro desde Argentina, y el ingreso récord de divisas por este item, performance que no se va a repetir en este 2020, aunque se espera una paulatina flexibilización. La baja fue forzada por la Administración de Xi Jinping con un par de medidas simultáneas: la “desfinanciación” a sus propios importadores, y la apertura a los ingresos de carne (de búfalo) desde la India vía Hong Kong y Corea, como forma de evitar el aumento de la inflación que está complicando al gigante asiático. Ahora, la industria frigorífica local debe redireccionar sus ventas externas (a precios menores), y hasta rescatar algunos barcos que quedaron varados a medio camino con precios de mercadería indefinidos, a pesar de los acuerdos comerciales previos. Según el último informe de CICCRA “en 2019 el volumen exportado de carne vacuna alcanzó un máximo histórico, ya que el total ascendió a 844.900 toneladas, superando en 50,4% al volumen de 2018 (+283,0 mil tn r/c/h) y en 9,0% el récord previo, registrado en 1969 (cuando se exportaron 775 mil tn r/c/h). El total facturado por ventas al exterior de carne vacuna fue equivalente a u$s3.104,5 millones de dólares en 2019 y China fue el principal cliente para los frigoríficos cárnicos argentinos al comprar 3 de cada 4 kilogramos exportados durante el año” .

… que el clima tampoco ayuda al sector agroindustrial, ya que si bien con las últimas precipitaciones prácticamente se cortó la fuerte sequía que aquejaba a varias regiones centrales, ahora son los excesos de agua, con tormentas, piedra y fuertes vientos, lo que terminó de poner en alerta a los productores. Hasta ayer, el epicentro se ubicaba en el sur-sudeste de Córdoba y suroeste de Santa Fe, aunque con la novedad de que las precipitaciones comenzaron a llegar a la habitualmente postergada zona del oeste bonaerense y La Pampa. Y esto, si no siguen los excesos, si bien estaría asegurando una mejor cosecha a la esperada hasta hace 15 días (aunque menor a las 147 millones de toneladas “oficiales” del año pasado), también garantiza muchas más malezas y plagas, favorecidas especialmente por las altas temperaturas y la humedad. De ahí que sorprendió la controvertida decisión del Gobierno de Sergio Ziliotto que “prohibió” la comercialización de protectores vegetales (como denomina la FAO a los agroquímicos), como forma de presión a una agrupación de reciclado de envases por un aparente incumplimiento en los plazos acordados. Un exceso, como sanción comercial, que afecta en particular a la provincia, pero también a los productores que se ven impedidos de defender sus cultivos, por lo que comenzó a gestarse una fuerte medida de protesta que se suma a las razones preexistentes. De hecho, el titular de la Sociedad Rural, Daniel Pelegrina, destacó días atrás que “este tipo de medidas no tienen ningún asidero científico y nos retrotraen decenas de años. Llama la atención la paradoja que encierra la medida: por un lado se pretende combatir el hambre en la Argentina y por el otro nos sacan herramientas para producir más eficientemente. Por supuesto que los reclamos del dirigente nacional no quedaron ahí. “Hace apenas unos días, la Cámara de Diputados de la Nación también aprobó la postergación de buena parte del cronograma de reducción de impuestos provinciales, establecido en la Ley de Consenso Fiscal firmada en 2017. Sobre llovido, mojado. Sobre los impuestos existentes, más impuestos…”, dijo, tras recordar la generalización de las retenciones, y la reiteración del pedido de audiencia en Agricultura, prácticamente al momento de las designaciones. “50 días más tarde aún no hemos recibido respuesta a dicho pedido, lo que nos alarma ya que da a entender que nuestro sector, una vez más, no pareciera estar entre las prioridades del Gobierno”, dijo. Similar el humor en otras regiones, como en Entre Ríos, donde los dirigentes locales evaluarán el lunes, las decisiones a adoptar ante la falta de respuestas y los incrementos impositivos. La inquietud crece porque, además de las restricciones que aparecen en el frente internacional para las exportaciones, tampoco la demanda interna está reaccionando como para neutralizar esos efectos negativos, lo que se evaluó el miércoles en Copal, que nuclear a las principales alimentarias del país.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario