Advierte Moody's que crédito seguirá condicionado en 2020

Economía

Debido al flojo desempeño económico de la Argentina, en los primeros meses del año que viene las aseguradoras endurecerán las condiciones de los préstamos. Financiamiento seguirá en niveles bajos.

Tras los duros golpes que ha recibido el mercado financiero en los últimos dos años, producto de los diversos saltos cambiarios y de las elevadas restricciones de liquidez, el escenario para la plaza local no será más amigable para 2020. Así lo indicó la agencia calificadora de riesgo Moody’s, al señalar que las condiciones del país continuarán deteriorándose en los primeros meses del año que viene, lo que derivaría en una mayor “selectividad” por parte de las instituciones a la hora de realizar una transacción. Además, consideró que los niveles de financiamiento seguirán bajos, al menos durante los primeros meses del Gobierno de Alberto Fernández.

Moody’s justificó sus estimaciones al señalar que la Argentina en 2020 acumularía tres años consecutivos de recesión, a partir de una contracción del PBI del 2,5%, en conjunto con una inflación que rondaría el 40%. Vale recordar que el país se ha visto golpeado en los últimos dos años por los diversos saltos cambiarios y las elevadas restricciones de liquidez, a partir de las elevadas tasas de interés, lo que ha tenido un fuerte impacto sobre el nivel de actividad y de precios. De acuerdo con la calificadora, en 2018, el PBI se contrajo 2,5% en 2018 y disminuiría 3,8% este año, mientras que la inflación terminaría cerca del 55%, anotando un nuevo máximo desde 1991. Además, señaló que el elevado nivel de desempleo remarcará esta tendencia.

De acuerdo con la calificadora, el complejo contexto económico-financiero llevará a que las aseguradoras deban endurecer las condiciones para realizar transacciones y esto dejaría a muchos de los agentes de la economía fuera del mercado. A este fenómeno se lo suele conocer como un problema de selección adversa, que se genera previo a la firma de un contrato. Allí, una de las partes cuenta con menos información que la otra y no puede definir si lo que ofrece esta última es de “buena” o de “mala” calidad, lo que termina llevando a un endurecimiento de las condiciones. El problema es que este fenómeno termina dejando a muchos de los agentes de mejor calidad fuera del mercado, dado que no están dispuestos a participar bajo dichas condiciones, manteniendo así sólo a los más riesgosos.

Con respecto a los niveles de financiamiento, las elevadas tasas de interés suelen funcionar como un gran limitante, lo que mantendría a este indicador en niveles bajos en el primer trimestre de 2020, en medio de débiles condiciones macroeconómicas. No obstante, Moody’s anticipó que si “la economía comienza a mejorar a medida que avance 2020, en respuesta a las medidas del próximo Gobierno, entre otros factores, éstas podrían volver a crecer”, aunque todavía no se han dado a conocer los detalles del programa económico que se llevará adelante. En 2019, el financiamiento se mantuvo en niveles muy por debajo de los de los años anteriores, a raíz de los diversos saltos cambiarios.

Moody’s destacó, además, que “en la medida en que la inflación y el desempleo se mantengan elevados, los salarios y las ganancias van a seguir cayendo en términos reales, erosionando la capacidad de los consumidores y de las empresas de cumplir con sus compromisos”. Para esto, consideró que será clave el programa económico del nuevo Gobierno, ya que la política que lleve adelante tendrá un impacto directo sobre las condiciones de crédito.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario