El CCL saltó un 2,9% y superó por primera vez al dólar solidario

Economía

La divisa trepó hasta los $84, por encima de los $81,87 del "turista", por lo que la brecha con el mayorista se amplió al 39,8%. S&P Merval cayó un 2,05% afectado por las dudas en torno de reestructuración. En el mes pierde 1,3%.

Por primera vez desde que se implementó el recargo para la compra de divisas en el mercado cambiario oficial, el Contado con Liquidación superó al dólar solidario, al dispararse $2,36 (+2,9%) hasta los $84. De esta manera, el dólar que se obtiene a partir de la compra y venta de acciones y bonos amplió su brecha con el dólar mayorista al 39,8%. En simultáneo, el MEP avanzó $1,23 (+1,6%) a $81,57, por lo que el spread con el mayorista llegó al 35,8%.

El analista Christian Buteler señaló que era “esperable que la cotización del dólar libre supere al valor oficial, sobre todo en medio de un cepo duro como el actual”. “Si la cotización oficial no había sido superada hasta ahora fue porque se registró una alta demanda de pesos en diciembre; hubo una dolarización importante antes de las elecciones presidenciales y además para el común de la gente la divisa está cara con relación con sus ingresos”, agregó el especialista, quien remarcó: “Una vez que el efecto de esos tres factores se diluya, es esperable que también el MEP y el blue superen al oficial con impuesto. Estimo que será para febrero”.

Mientras tanto, el dólar blue cerró estable, a $77,75. En referencia al dólar paralelo, Buteler puntualizó que “está bastante atrasado, en especial porque los ahorristas están liquidando en el circuito informal (que paga alrededor de $74), aquellos dólares que compraron previo a las elecciones. Hacerlo en el circuito formal no tendría sentido porque los bancos están pagando $58”.

El dólar solidario terminó estable a $81,87, dado que el oficial minorista cerró sin cambios, a $62,98. El mayorista, en tanto, cerró casi estable a $60,08 en medio de una marcada estabilidad de los precios a lo largo de toda la rueda.

El volumen operado fue escaso (cayó 19%, a u$s210 millones, el menor registrado desde el 2 de enero), debido “a que siguen siendo escasas las liquidaciones de exportaciones en general, incluyendo a los cerealeros que no están en su ciclo de comercialización y tampoco los tienta el tipo de cambio”, destacó el operador Fernando Izzo. Del lado de las importaciones, añadió, “también hay menos volumen debido a las exigencias de las normas del ente regulador pese a que se fueron reduciendo, y al hecho de que muchas empresas están en receso por vacaciones”.

El call operó estable y quedó a 42%. En swaps cambiarios se pactaron u$s60 millones para hacerse de pesos o colocarlos haciendo cruces de valor de este jueves contra los normales para liquidar hoy y el lunes.

En el Rofex se operaron u$s129 millones (-16%), y volvieron a bajar todos los plazos a un promedio de 15 centavos. Enero, en este sentido, quedó operado en $60,60 y febrero a $62,56 con tasas de 39,49% y 40,72%, respectivamente. Las reservas internacionales del Banco Central cayeron u$s35 millones hasta los u$s45.383 millones.

En baja

Los bonos y las acciones bajaron ayer afectados por las renovadas dudas de los inversores en torno de la implementación de la reestructuración de deuda soberana impulsada por el Gobierno. El índice S&P Merval cayó un 2,05%, a 41.140,21 unidades, influenciado por la tendencia negativa de acciones de los segmentos financiero y energético.

Los peores desempeños del día los registraron las acciones del BBVA (-4,5%); de Central Puerto (-3,9%); y de Pampa Energía (-3,7%). En cambio, los papeles del Grupo Financiero Valores lideró las escasas subas del día, al avanzar un 3,1%. Con la baja de ayer, el panel líder de BYMA pasó a acumular pérdidas en lo que va de 2020: -1,3%.

“Nos encontramos con una plaza poco líquida dada la cautela inversora en momentos en que el tema deuda acapara la atención del mercado”, dijo un operador, en referencia al proyecto de ley que el Gobierno envió al Congreso para la reestructuración integral de la deuda pública. A eso se le suma que la provincia de Buenos Aires extendió el plazo para que tenedores del bono 2021 den consentimiento para diferir el pago del capital por 250 millones de dólares.

Un dato relevante es que por segunda jornada consecutiva los CEDEAR, que representan a compañías del exterior y operan en la Bolsa porteña, superaron en volumen a las acciones locales, dado el creciente interés de los inversores en estos activos, que son utilizados como cobertura en tiempos de cepo hard, y que permiten, al mismo tiempo, reducir la exposición al riesgo argentino.

Cotizantes en pesos, la evolución de los CEDEAR depende básicamente de dos factores: de lo que suceda con la variación de las acciones que representan estos papeles en Wall Street o en el Bovespa, por ejemplo, y de los movimientos del dólar “contado con liqui”.

Entre los CEDEAR más operados, General Electric (GE) ganó un 5,9%; el banco brasileño Bradesco (BBD) trepó un 5,7%; Barrick Gold (GOLD) subió un 3%; Petrobras (PBR) avanzó un 2,9%; Coca Cola (KO) y Exxon (XOM) sumaron un 2,4%; mientras que Apple (AAPL) y Microsoft (MFST) ascendieron un 2,2%.

En renta fija, los principales bonos en dólares experimentaron subas de hasta 3,6%, aunque hay que destacar que la plaza en pesos de estos títulos subió más que la especie nominada en moneda dura.

Respecto de los bonos en pesos, comenzaron la jornada ofrecidos y adicionalmente a media rueda se conoció la noticia de que Fitch recortó su calificación de la deuda argentina en pesos de “CC” a “RD”. Así cerraron con bajas de entre 1% y 2%, con la excepción del TC21 que arrojó una variación positiva de 0,9%. El riesgo-país de Argentina, en tanto, subió 1,73% a 2001 puntos básicos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario