Estiman que la economía creció el 4,1% en abril: se prevé moderado impacto de las medidas en mayo

Economía

Para la consultora, el primer cuatrimestre finalizó con un alza del 8,5%. En tanto, desde FIDE sostienen que el mes pasado se sostuvo la "actual fase de recuperación".

La economía continuó recuperándose en abril, al exhibir un incremento con respecto a marzo y un lógico crecimiento en la comparación interanual, dada la baja base de comparación. Así se desprende, al menos, del informe elaborado por el Instituto de Trabajo y Economía (ITE) de la Fundación Germán Abdala. En tanto, otros estudios privados dan cuenta de que las restricciones de mayo para contener la segunda ola de covid habría tenido un impacto “moderado” en la actividad.

Según el Indicador Mensual de Actividad (IMA) de ITE, en abril se registró un crecimiento del 4,1% con respecto a marzo, “lo que coloca a la economía por encima del nivel de marzo de 2020”. En términos interanuales, se dio un salto del 26,6%, al contrastarse con el primer mes completo de cuarentena en 2020.

“De acuerdo con el IMA, el primer cuatrimestre de 2021 finalizó con un crecimiento de 8,5%, el cual se ve afectado por la baja base de comparación”, señaló la consultora. Cabe destacar que el Estimador Mensual de la Actividad (EMAE) que difunde el INDEC, presentó en marzo una merma del 0,2% mensual.

“La dinámica de abril refleja una tendencia de evidente mejoría en casi todos los componentes del IMA. Sin considerar los préstamos comerciales en términos reales, que se contrajo un 2,3%, todos los indicadores reflejan un crecimiento respecto a abril 2020. Sin embargo, la baja base de comparación dificulta el análisis en la mayoría de los casos. Por poner un ejemplo, despachos de cemento se incrementó un 135%, pero al compararlo con una caída del 55% en 2020, que a su vez se suma a la caída de 6% en 2019”, señaló el estudio. En mayo, las medidas adoptadas por el Gobierno ante la segunda ola de covid habrían tenido un impacto “moderado” en la actividad. Así se desprende del reciente informe elaborado por la Fundación de Investigaciones para el Desarrollo (FIDE), en base a indicadores preliminares del consumo de energía y la recaudación fiscal, entre otras variables.

Según FIDE, la ampliación de los programas de ayuda económica y el hecho de que las restricciones de cuarentena estricta solo abarcaran tres días hábiles, fueron factores que habrían contribuido a sostener la actual fase de recuperación.

De todas formas, señaló que persiste un comportamiento muy desigual a nivel sectorial ya que, por un lado, la industria y la construcción mantienen un fuerte dinamismo pero, por otro, el consumo sigue rezagado como consecuencia de la pérdida de poder adquisitivo y las restricciones.

“Consideramos que el marco general de desenvolvimiento se mantuvo en un ritmo equivalente. Como muestra de ello, el consumo de electricidad de la industria y la recaudación crecieron en términos reales”, señaló el documento difundido de FIDE.

Por su parte, desde la consultora Equilibra, estimaron: “Vemos que la actividad económica se contraería durante el segundo trimestre y empezaría una recuperación sostenida a partir del tercer trimestre. El PBI se situaría a fin de años en torno a los niveles pre-pandemia (primer bimestre de 2020) y experimentaría una suba promedio del 7% con respecto al año pasado. Esa recuperación se daría a la par de la mejora de la demanda doméstica gracias a la inyección de fondos públicos y a que salarios y jubilaciones le ganan en la segunda mitad del año la carrera a los precios, gracias a una inflación enlentecida por las anclas cambiaria y tarifaria”.

Dejá tu comentario