Navidad caliente en las tranqueras

Economía

…que, mientras anoche en el Congreso se seguía debatiendo la nueva emergencia, y continuaban negociaciones febriles con las entidades del campo para evitar más medidas de fuerza (en el NOA ya comenzaron ayer y hoy en Litoral-), trascendían nuevas complicaciones en el sector, además del clima con una sequía que agudiza las pérdidas, a pesar de los pronósticos de precipitaciones. Por caso, en la sede de la Cámara de Maquinaria Agrícola (CAFMA), se dieron a conocer datos que echan por tierra las expectativas de recuperación que tenían los fabricantes tras la abrupta caída de 40% en las ventas el año pasado, y que esperaban revertir con la cosecha “récord”. Sin embargo, las buenas perspectivas se revirtieron abruptamente en agosto. “Después de las PASO los teléfonos pararon por dos meses, y tras eso cayó 15% la intención de siembra de maíz”, reconoció Néstor Cestari, titular de la cámara. Por supuesto que el sector que cuenta con 1.202 empresas (más del 80% familiares), especialmente en Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires, y ocupa en forma directa a unos 27.000 empleados, de acuerdo al trabajo que acaba de terminar la Fundación Mediterránea, IERAL, que preside Pía Astori, no escapa a las generales de la ley y está alcanzada también por la suba de retenciones que de $3 por dólar como venían, ahora estarían pasando a un porcentaje directo, mientras soportan alrededor de 35%-40% de capacidad ociosa, en parte, por la falta de créditos para compra y venta de maquinarias del último año y medio. “Es necesario crecer. Necesitamos una política de mediano plazo, a 20 años, para que todos conozcan dónde se mueven”, reconoce Cestari que, como la mayoría de los otros, sabe que cuando la producción agropecuaria crece, lleva a las maquinarias agrícolas de la mano. Otros temas de inquietud es la falta de definición sobre “contenido nacional”, o hasta la falta de coordinación entre organismos para poder circular adecuadamente con los equipos, mientras que las legislaciones provinciales, y hasta las diferentes políticas impositivas de cada territorio, constituyeron otro de los aspectos abordados por los dirigentes que ahora esperan las definiciones del Congreso Nacional, por un lado, y que se completen los equipos del Gobierno, para saber quiénes serán ahora los interlocutores.

…que, también en “alerta” se notó a muchos productores de ganado ante los cambios políticos, de mercado, y también por las complicaciones adicionales que les genera el clima. En el reciente Outlook Ganadero de AACREA se confirmó, por ejemplo, que la producción forrajera viene comprometida desde el otoño pasado, y que mientras en la zona central los campos naturales están registrando pérdidas de alrededor de 45 raciones, en las posturas la cifra se duplica al punto que se calculan ya perdidas más de 700.000 raciones, claves para el desarrollo ganadero central. Igualmente, tanto la soja como el maíz vienen muy complicados por la falta de agua lo que ya está implantado, y por la imposibilidad de completar las siembras en los materiales de segunda. Por supuesto que el análisis de los técnicos incluyó la suba de las controvertidas retenciones de 9% para la carne, aunque tampoco se sabe en que nivel quedaría después de sancionada la Emergencia, pero que “compromete la viabilidad de la ganadería de buena parte del país”. Otro dato llamativo, poco tenido en cuenta por los amantes del “boom” ganadero, es que los niveles actuales de faena están en índices prácticamente de “liquidación”, con 47% de hembras y 50% del total de animales de menos de 2 dientes. El dato más crucial, sin embargo, es que sigue cayendo la oferta de terneros, y se estima que en 2020 faltarán más aún producto, entre otras cosas, de una caída en el stock de vientres superior a 1,2 millones de cabezas.

…que, mientras algunos activistas siguen cortando vías de trenes de carga (algunos dicen que para mantener el monopolio del transporte camionero), y ciertos sindicatos, como Atilra de las usinas lácteas, aumentan la presión por mayores sueldos y compensaciones (que se suman a las ya muy altas cargas laborales con ART de hasta 11% de la nómina, por citar solo un ejemplo), las empresas agroindustriales esperan conocer el plan global del nuevo Gobierno. Algunas, las enfocadas al mercado interno, tienen cierta expectativa con la implementación de la tarjeta de compras que pueda incentivar el alicaído consumo, pero no todas tendrán ese alivio relativo, y todas quieren ver como queda el esquema de tarifas de servicios públicos que son claves en los costos de producción que siguen desbocados a pesar del achicamiento que sigue registrando el mercado.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario