El dólar a $ 3,10. Máximo en 3 años

Economía

Los grandes inversores del exterior están siendo más cautelosos y ahora prefieren mantenerse con más liquidez antes que seguir apostando a los mercados emergentes. Por ello el dólar en toda la región, Brasil y México incluidos, operó al alza. Aquí cerró a $ 3,10, el máximo nivel alcanzado en 3 años. Quedó claro que el gobierno no quiere que la divisa supere ese valor: el Banco Central dejó de comprar ayer. La banda de flotación en la que se siente cómodo el gobierno está determinada entre $ 3,05 y $ 3,10. Es obvio que no ayuda lo que se está haciendo con el tipo de cambio para combatir la inflación. Innecesariamente, se llevó a la divisa a este valor máximo. Ahora todo dependerá de un solo dato que se conocerá mañana: el empleo en Estados Unidos, que puede impulsar más las tasas o bien hacerlas retroceder. De ello dependerá la tendencia que sigan los mercados.

El dólar cerró ayer a $ 3,10, el nivel más alto desde el 18 de marzo de 2003, hace 3 años. Lo que más llamó la atención fue la muy reducida participación del Banco Central en el mercado, ya que apenas compró u$s 4,5 millones (más 8 millones de euros), por lo que la demanda de divisas provino del sector privado, especialmente bancos extranjeros.

La suba que está teniendo la divisa en prácticamente todos los mercados emergentes ante el temor generado por una suba de tasas en los Estados Unidos repercutió en la plaza local. Tampoco Brasil fue la excepción, ya que la divisa aumentó hasta 2,18 reales, continuando con el incremento de los últimos días. Este fenómeno se produce en paralelo con la mayor debilidad que están mostrando -por los mismos motivos- los títulos públicos locales.

Ya desde temprano la cotización arrancó firme en el mercado mayorista y esto se trasladó a las pizarras de la City porteña. En el Mercado Abierto Electrónico (MAE), el dólar pasó de $ 3,08 del cierre anterior a $ 3,085 a las 13.30. Pero al quedar claro que el Central había decidido mantenerse prácticamente al margen, aflojó un poco sobre el cierre, finalizando en $ 3,082.

Desde la institución que preside Martín Redrado confiaron en que el incremento será transitorio: «Nosotros dimos una señal clara al reducir al mínimo nuestra intervención. Cuando ingresen más fondos de los exportadores habrá tranquilidad», explicaron.

Para que no quedaran dudas entre los operadores, la entidad salió a vender dólares a futuro, particularmente con cierre a junio. De esta manera, buscó transmitir la visión de que la divisa tenderá a la baja en el segundo trimestre.

Ayer las ventas de dólares de los exportadores de cereales (agrupados en CIARA) sumaron u$s 41 millones, una cifra todavía baja pero que prácticamente duplicó lo que venía ingresando diariamente en febrero.
La mayor parte fue absorbida por el sector privado. Para fin de marzo o principio de abril deberían incrementarse notablemente el ingreso de divisas por la exportación de cosecha gruesa, lo que debería generar presión a la baja para el dólar.

No obstante, los inversores saben que la recorrida bajista de la divisa será muy limitada, ya que el BCRA continuará interviniendo para fortalecer su posición de reservas tras el pago al FMI.

Los bancos oficiales tampoco intervinieron ayer y se notó que algunas entidades extranjeras salieron a cubrir posiciones en un contexto un poco más complicado para los mercados emergentes. En los últimos días sufrieron caídas en acciones y bonos junto a subas leves del dólar. La perspectiva de nuevas subas de tasas en los Estados Unidos aumentó el nerviosismo de muchos inversores que consiguieron buenas diferencias en enero y febrero.


Esta firmeza del dólar afectó a los bonos en pesos que ajustan por CER, que encabezaron las bajas. El Par en pesos fue el que cayó de manera más pesada (-2,26%), seguido por el Discount (-1,13%), el BOGAR (-0,29%) y el PRE12 (-0,13%). Los títulos en dólares continuaron con las pérdidas de días anteriores, pero fueron de menor magnitud.

Los inversores internacionales aguardan los datos de empleo que se conocerán mañana en los Estados Unidos, ya que pueden definir el rumbo de las tasas de interés. Ayer, el rendimiento de los bonos del Tesoro norteamericano a diez años prácticamente no tuvieron modificaciones respecto al valor anterior y se ubicaron en 4,73% anual. Pero la expectativa es que a lo largo del año continúe ajustando y supere 5%, acompañando los incrementos de la tasa de corto plazo que definirá la Reserva Federal.

Las acciones tuvieron un día también agitado, pero que terminó mejor. Luego de estar más de 1% abajo, el índice Merval finalizó neutro.
El ritmo volvió a marcarlo Tenaris, que tras una fuerte caída inicial (cercana a 2,5%) revirtió y finalizó con una ganancia de 0,95%. Sobresalió nuevamente Bansud en el panel líder, con una ganancia de 2,58% ante las buenas expectativas de su próximo debut en la Bolsa de Nueva York.

Los mercados del mundo siguieron afectados por la suba de tasas. En el sudeste asiático hubo mayoría de bajas, entre ellas sobresalieron las de Tailandia (-2,35%), India (-2%) y Filipinas (-1,07). Europa finalizó, asimismo, con rojos generalizados.

El índice Dow Jones, principal indicador del mercado neoyorquino, consiguió recuperar el terreno positivo sobre el cierre: tras una jornada marcada por la debilidad finalizó con una ganancia de 0,23%.

Dejá tu comentario