El euro amplió su caída frente al dólar

Economía

Por primera vez desde 2017 la divisa europea perdió el nivel de 1,08 dólares. Inquietud por parate alemán.

Fue ayer una jornada negra para las principales divisas europeas, en particular la libra esterlina, pero peor para el euro que volvió a profundizar sus recientes mínimos de casi tres años, después de que se conociera la mala encuesta ZEW de confianza inversora en Alemania y luego de que la eurozona reflejara un derrumbe de las expectativas económicas para el bloque europeo y, sobre todo, de su locomotora germana. Así la divisa comunitaria amplió ayer sus mínimos de 34 meses hasta los 1,0793 dólares, por lo que perdió por primera vez el nivel de los 1,08 dólares en casi tres años dejando bien atrás el rally de abril 2017, después de la victoria de Emmanuel Macron en las presidenciales francesas.

Los operadores y analistas técnicos destacan que desde que el miércoles pasado cuando el euro volvió a niveles contra el dólar no vistos en casi tres años, ha ido estirando los mínimos, atraído sin remedio por lo que se denomina técnicamente un “gap”, luego de perforar el soporte de los mínimos de 2019 (1,0878 dólares). Según los analistas técnicos la tendencia es que se acaben rellenando estos agujeros que ubican su objetivo actual en 1,0725 dólares. Se tiene así que el euro ya acumula una pérdida de un 3,4% frente al dólar estadounidense en lo que va del año, arrastrado por los débiles datos germanos de producción y del PBI, que sugirieren que la eurozona es más vulnerable de lo que se pensaba anteriormente, mientras que la economía de EE.UU. demostró ser más resistente que el resto del mundo.

Ayer el índice ZEW se situó en 10,4, frente al 25,6 anterior y tres veces por debajo del 30 esperado por el mercado. En Alemania, la situación no es diferente. El monitoreo de sus expectativas para los próximos seis meses cayó fuerte este mes, en 18 puntos, hasta situarse en 8,7. Los economistas consideran que la combinación de los datos de la eurozona, los precios de mercado, los renovados recortes en las tasas de depósito del Banco Central Europeo (BCE) comandado por Christine Lagarde y las características atractivas de financiación del euro no son un buen augurio para la moneda común.

Claro que también deben considerarse otros factores a la hora de evaluar la paupérrima evolución de la economía como la creciente crisis del coronavirus que conjuntamente incrementan el sentimiento del mercado de que la política monetaria del BCE mantendrá su sesgo ultraacomodaticio por un largo tiempo. Otra moneda que ayer sufrió fue la libra debido al impacto de las diferencias entre Reino Unido y la Unión Europea (UE) sobre la relación comercial que deben mantener cuando acabe el período de transición tras el brexit. Ayer se operó el “cable” libra-dólar a 1,2995 dólares y el euro-libra en 0,8300 libras.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario