Histórica movida de la Fed: comprará bonos sin límites

Economía

El banco central de EE.UU., en la mira de todos, reaccionó con una medida sorpresiva. Ahora es el Congreso quien debe aprobar paquete de ayuda fiscal.

La Fed decidió ayer enmendar su plan de compra de activos ante los riesgos económicos planteados por el coronavirus, por lo que comprará activos sin límite durante el tiempo como sea necesario. Se trata de una decisión histórica que no tiene precedentes.

Vale recordar que en la última reunión de política monetaria, que tuvo lugar de emergencia un domingo, la Fed presidida por Jerome Powell, bajó las tasas a cero y aprobó comprar 700.000 millones de dólares. Ahora cambió de parecer, y anunció compras sin límites y se ha mostrado abierta incluso a comprar deuda hipotecaria. “Ha quedado claro que nuestra economía se enfrentará a graves trastornos”, por lo que “se deben realizar esfuerzos agresivos en los sectores público y privado para limitar las pérdidas de empleos e ingresos y promover una rápida recuperación una vez que las perturbaciones disminuyan”, resalta.

La autoridad monetaria ha subrayado que está “comprometida” con usar todos las herramientas a su disposición para apoyar a los hogares, negocios y la economía estadounidense en general, por lo que “continuará comprando valores del Tesoro y titulizaciones hipotecarias en las cantidades necesarias”.

El objetivo de este movimiento, señala la Fed en un comunicado, es el de “apoyar el buen funcionamiento del mercado y la transmisión efectiva de la política monetaria a condiciones financieras más amplias”. Por eso seguirá “vigilando de cerca” el avance de la epidemia y cómo afecta a la economía estadounidense, para evaluar en futuras reuniones si el ritmo de sus compras es el adecuado.

Esta movida se suma a las ya anunciadas de lanzamiento de un programa de préstamos de hasta 300.000 millones de dólares. Según explicó la Fed, respaldará “el flujo de crédito a empleadores, consumidores y empresas mediante el establecimiento de nuevos programas que, en conjunto, proporcionarán hasta 300.000 millones de dólares en nueva financiación”. Estas líneas de financiación, dijo, estarán respaldadas por 30.000 millones de dólares del Fondo de Estabilización de Intercambio del Tesoro. Además de esto, la Fed explicó que dentro de poco anunciará un programa de préstamos a empresas de Main Street, es decir, a los pequeños y medianos comercios, que vendrá a complementar la línea de crédito a plazo fijo respaldada por activos implementada durante la crisis financiera. Y también se va a facilitar el flujo de crédito a los municipios, con medidas que contemplarán una “gama más amplia de valores, incluidos los pagarés municipales y los certificados de depósito bancarios”.

Según los analistas si estas movidas no logran calmar los nervios del mercado entonces habrá un verdadero problema porque la credibilidad de la Fed se habrá pulverizado. Se entiende que estas medidas deberían ayudar a aliviar las condiciones financieras en el mercado de bonos corporativos y apoyar el importante paquete de asistencia directa y préstamos que se estaría redactando en el Congreso como parte de la tercera fase del estímulo fiscal. La Fed ya hizo su parte por ahora, el tema queda en manos de los políticos de Washington. Los inversores siguen esperando la respuesta del gobierno de EE.UU., y la esperanza es que los políticos se unan para aprobar alguna legislación provisional, incluso si no pueden ponerse de acuerdo en todo el paquete básico, pero si la decisión se aplaza demasiado entonces el daño económico a largo plazo podría ser mucho más significativo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario