Economía

Fernández le dijo al FMI que buscará equilibrio fiscal (pero sin ajuste)

Fue en una conversación telefónica con Kristalina Georgieva. Ella se mostró interesada en el Pacto Social, pero pide tener más detalles del plan.

El presidente electo, Alberto Fernández, abrió ayer de manera implícita las negociaciones con la mandataria del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, a través de una conversación telefónica, en la cual sugirió alcanzar un equilibrio fiscal, uno de los aspectos elementales para el organismo internacional de crédito, aunque sin la necesidad de propiciar un ajuste. Fernández se mostró a favor de avanzar sobre una renegociación del acuerdo con la institución, aunque propuso impulsar “un plan económico sostenible y un acuerdo de pago que podamos cumplir, pero sin más ajuste”.

Por el momento, Fernández no ha dado a conocer la letra chica del programa económico que impulsará su Gobierno a partir del 10 de diciembre. No obstante, aseguró a Georgieva: “Hemos elaborado un plan sustentable que nos va a permitir crecer y cumplir con las obligaciones que la Argentina tiene con ustedes y con el resto de los acreedores. Estamos asumiendo un importante compromiso que podamos cumplir”. Pero anticipó que no está de acuerdo con avanzar con un ajuste, considerando la situación argentina “es de una complejidad enorme”.

En este marco, Georgieva se mostró interesada en la propuesta “en torno a un Pacto Social para disminuir la inflación”, aunque advirtió la importancia de que se den a conocer más detalles al respecto. Para ello, será fundamental que el próximo Gobierno presente un programa económico que incluya políticas monetaria y fiscal consistentes con lo que propone Fernández, sumado a un programa de estabilización que permita que la Argentina se inserte en un sendero de crecimiento sostenido. En este contexto, Georgieva manifestó: “Quisiéramos ver a la Argentina dejando atrás los ciclos de auge y recesión para lograr una trayectoria sostenible de crecimiento con desarrollo social”, a través de la disminución de la pobreza y de la lucha contra el hambre.

Fuentes cercanas a Fernández señalaron que Georgieva se mostró ansiosa por trabajar con la próxima gestión, “atacando el problema de la inflación y promoviendo el crecimiento”, pero para ello, anticipó que quiere conocer más detalles sobre el plan que viene promoviendo el presidente entrante. Horas antes, la directora del FMI había señalado que el organismo está “muy abierto” para iniciar negociaciones con la Argentina, aunque advirtiendo que cualquier programa deberá tener en cuenta la “viabilidad fiscal”. Con esto, Georgieva envió la señal de que el país no tendrá un cheque en blanco por parte del organismo, a pesar de que se destinó a la Argentina el 60% de los fondos prestados por el FMI.

En Berlín, la funcionaria reconoció que Argentina es uno de los principales puntos en la agenda del organismo, dado que en 2018 se aprobó un préstamo stand by por u$s56.300 millones, de los cuales ya se otorgaron más de u$s44.000 millones. Vale recordar que en septiembre, la institución decidió postergar el desembolso de u$s5.400 millones debido a las complicaciones en el plano cambiario y financiero, luego de la devaluación de casi 25% registrada tras las PASO. En una entrevista con Bloomberg, la titular del FMI destacó la importancia de la Argentina en la agenda entrante del FMI y admitió su preocupación por el deterioro de la situación social en el país.

Georgieva reconoció que “la pobreza ha aumentado, por lo que cualquier plan que presente el Gobierno debe tener en cuenta el impacto que tendrá en las personas más vulnerables”. Y sostuvo: “Esperamos una atención especial en la protección social y estamos hablando con nuestros colegas en el Banco Mundial de colaborar para apoyar ese tipo de plan”. No obstante, señaló que el próximo Gobierno deberá llevar los programas sociales a “niveles sostenibles para que (el país) pueda regresar a los mercados”.

En esta línea, Georgieva remarcó que espera que el Gobierno de Fernández “esté dispuesto a discutir sobre cómo pueden” salir de “las limitaciones presupuestarias que existen”. Para ello, destacó que se deberá “continuar trabajando para ver dónde el gasto público no está dando resultados valiosos para el país”, estimó. “Obviamente, cada país debe hacer eso por su cuenta y ver atentamente qué políticas permiten destrabar inversiones y generar crecimiento”, agregó. Durante el fin de semana, Fernández señaló en declaraciones periodísticas que “estamos avanzando mucho más rápido de lo que piensan los medios”. La intención del presidente electo es negociar plazos de pago más flexibles con el FMI y también con los acreedores privados. Lo cierto es que, si bien Fernández y Georgieva tuvieron el primer acercamiento formal, las negociaciones están muy lejos de concluir.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario