Aseguran que el sector de la indumentaria muestra "incipiantes signos de recuperación"

Economía

La relativa estabilidad económica de los últimos meses permitió cierto crecimiento de las ventas de indumentaria en shopping y supermercados. Así lo asegura la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI).

El sector de la indumentaria muestra "incipiantes signos de recuperación" considerando que la industria textil un 9,25% en diciembre, un dato que marca un anticipo ya que la mayor parte de la producción es utilizada como un insumo por las fábricas de confección.

Desde la Cámara, indicaron que "la dinámica futura del sector de indumentaria (y de la economía argentina en general) dependerá mayoritaria del resultado de la renegociación de la deuda externa, tanto con acreedores privados como con el Fondo Monetario Internacional".

"La actual situación de 'reperfilamiento' de los pagos de intereses y capital no es sostenible en el tiempo. Sin embargo, tampoco es posible cumplir con los compromisos asumidos a costa del crecimiento económico, de particular importancia para nuestro sector debido a que la producción y las ventas de ropa están íntimamente relacionadas con la dinámica del mercado interno y del poder adquisitivo de la población", destacaron.

De acuerdo al Semáforo de la Industria de la Indumentaria Argentina, la estabilización del dólar en torno a $60 y los congelamientos de tarifas de fines del año pasado trajeron calma a una economía muy golpeada por los sobresaltos cambiarios desde abril de 2018. En este contexto, las ventas de ropa crecieron en noviembre 5,8% interanual en shoppings y 2,3% en supermercados.

Indumentaria Semáforo Febrero2020.pdf

Por su parte, las ventas en locales minoristas se contrajeron 2,7% en enero de 2020 comparado con enero de 2019, aunque se trata de la menor caída desde marzo de 2018 (mes previo al inicio de la crisis). El relevamiento de enero de la Universidad Di Tella muestra un crecimiento de 30% en la Confianza del Consumidor respecto al mismo mes del año anterior.

En parte, la mejora en las expectativas del consumidor está asociada a la recuperación del poder adquisitivo de los trabajadores del sector público y privado, gracias a los aumentos salariales por decreto a cuenta de futuras paritarias. Sin embargo, debido al fuerte rezago temporal del INDEC para publicar los datos de salarios, dichas medidas no se reflejan en la caída interanual de 7,5% del poder de compra durante noviembre.

La recuperación de las expectativas también obedece al bono de $5.000 para aquellos jubilados y pensionados que cobran hasta $19.000 (alrededor del 70% del país). Dicho bono, que se repitió en el mes de enero, permitió la suba de 33,5% interanual del poder adquisitivo, porcentaje similar a los beneficiarios de las asignaciones familiares (en ese caso, el bono fue de $2.000).

La última información disponible en INDEC de producción nacional de prendas de vestir muestra una disminución de 4,4% interanual en diciembre, la menor caída desde mayo de 2018. Para todo 2019, la fabricación de ropa se redujo 13,5% comparado con 2018.

Por su parte, en diciembre también se registró un fuerte crecimiento interanual de las cantidades de ropa importada (+35%), dinámica asociada al adelantamiento de importaciones ante el cambio de Gobierno. Valuadas en dólares, las importaciones crecieron sólo 3,6% debido a la disminución de 23,2% de los precios promedios de las prendas importadas. De esta forma, las importaciones ascendieron a u$s359,9 millones en 2019.

Según la Cámara, la estabilidad nominal del dólar en un contexto de elevada inflación están horadando la mejora en la competitividad cambiaria obtenida anteriormente: el peso argentino se abarató con respecto a China 6,7% en enero de 2020 comparado con mismo mes del año anterior, según información del Banco Central (BCRA). A su vez, las exportaciones de ropa crecieron 35,8% interanual, totalizando U$S 23,5 millones en 2019.

En relación a las expectativas del mercado para el año 2020, la edición de fin de enero del relevamiento realizado por el Banco Central de la República Argentina (BCRA) arrojó como resultado una caída esperada del PBI argentino de 1,5% para 2020. El arrastre estadístico que genera la crisis económica de 2019 conduce a interpretar ese dato como la expectativa de una situación de amesetamiento de la caída del nivel de actividad. O, en términos deportivos, “un empate”. Por su parte, las consultoras e institutos consultados por el BCRA estimaron una inflación de 41,7% para los doce meses de 2020.

La política de reducción de la tasa de interés encarada por el BCRA durante los últimos dos meses lograron reducir los costos financieros de las empresas del sector: la tasa de interés para adelantos en cuenta corriente promedió 50,8% durante enero y para los primeros días de febrero se sitúa alrededor de 45%. "Sin embargo, el crédito productivo aún no está extendido y los niveles de endeudamiento bancario resultan históricamente reducidos", se destaca en el semáforo.

En relación a los costos, la energía eléctrica se encareció 43% interanual en la Ciudad de Buenos Aires durante diciembre, mientras la nafta súper subió 38,7% interanual en enero de 2019. En este contexto, los precios de la ropa aumentaron 51,9% en diciembre comparado con mismo mes del año anterior, apenas un escalón por debajo de la inflación total registrada por el INDEC para 2019 (53,8%).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario