Economía

Industriales presionan para desindexar la economía

Los industriales avalaron en términos generales la convocatoria del presidente electo Alberto Fernández de sumarse a un Consejo Económico Social, con la idea de avanzar en un acuerdo de salarios y precios y de políticas de Estado, pero con la mirada puesta hacia adelante.

Los industriales avalaron en términos generales la convocatoria del presidente electo Alberto Fernández de sumarse a un Consejo Económico Social, con la idea de avanzar en un acuerdo de salarios y precios y de políticas de Estado, pero con la mirada puesta hacia adelante; esto quiere decir, tener como parámetro, una inflación de entre 35% y 40%, tal cual lo anticipó el futuro titular del INDEC Marco Lavagna. Eso implica, en realidad, dejar de ajustar las variables por la inflación pasada y procurar que los sindicatos moderen su impulso a recuperar el poder de compra de los salarios por el IPC acumulado.

Ese fue el pensamiento general de los empresarios que participaron de la 25ª Conferencia Industrial Argentina organizada en Parque Norte. Allí concurrió Alberto Fernández, quien los convocó a participar en la definición de las futuras “políticas de Estado”.

Miguel Acevedo, titular del Comité Ejecutivo de la UIA, aclaró que oficialmente la central fabril espera la designación del futuro gabinete y el anuncio de las nuevas medidas para luego sumarse. Acevedo precisó que la persona de contacto con el futuro Gobierno sigue siendo Matías Kulfas, quien ofició ese rol apenas se conoció el resultado de las PASO de agosto. El economista estuvo en el encuentro, y había sido invitado a disertar, pero prefirió solo “escuchar”. Respecto del acuerdo social, dijo que por ahora “podemos charlar con dirigentes de la CGT de forma privada, pero el que va a armar la guía y el programa es el Gobierno”. “Tenemos que saber qué va a pasar con la macroeconomía, qué va a pasar con el dólar, las tasas y la inflación, entonces ahí vamos a tener la posibilidad de hacer un acuerdo”, explicó.

Daniel Funes de Rioja, vicepresidente de la UIA y titular de la Coordinadora de industrias de Productos Alimenticios, respaldó la idea del diálogo. Fernández había dicho que se tiene que encontrar una manera de que existan negociaciones paritarias “diferenciadas” por tamaño de empresa, de acuerdo con las regiones. “Este es un país que tiene diferentes realidades. Acá no se discute quién es el titular de la personería del sindicato”, señaló.

Los empresarios ven con interés la posibilidad de que durante el próximo Gobierno se abra un espacio para una reforma laboral a través de la renegociación de los convenios. Funes de Rioja indicó que “hay convenios que necesitan ser mirados con los ojos de la industria 4.0” y para esto según dijo “tenemos que poner a la sociedad a la altura del cambio tecnológico”.

Marcelo Figueira, presidente de Laboratorios Richmond, consideró que ahora, con el nuevo Gobierno, el sector empresario tiene “un rumbo claro” y que en la alternativa entre frenar la inflación primero y crecer después dijo que “lo importante es activar el consumo y la industria y luego estabilizar”. Al respecto, agregó que “ya hablar de una inflación de 35% a 40% (como lo planteó Lavagna) en 2020 es hablar de una línea descendente y es bueno”.

Jorge Sorabilla, director de TN Platex, avaló la propuesta de un Consejo Económico Social como una forma de encarar una política de transición hasta lograr la estabilidad. “No se puede frenar una locomotora de golpe”, graficó el empresario. Y dijo que para negociar un acuerdo de precios y salarios con los sindicatos “hay que olvidarse del pasado, y hablar sobre la inflación futura ya que si uno empieza a ver hacia el futuro, comienza a desacelerar”.

En ese sentido, uno de los hombres cercanos al equipo de Fernández, de contacto con los industriales, le dijo a este diario que es necesario desindexar la economía respecto de la inflación pasada y admitió que el primer problema que va a tener que enfrentar el próximo Gobierno en ese sentido son las jubilaciones cuya fórmula de ajuste se maneja por la evolución de los precios pasados .

Más pesimista, un directivo de la cámara de empresas siderúrgicas dijo que hablar de una inflación del 40% para 2020 indica que no se va a estabilizar la economía el año próximo, aunque consideran que el respaldo a la industria que promete la próxima administración parece fundamental.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario