La Reina Isabel tendrá que ajustar aún más el cinturón

Economía

La factura que pagan los británicos por mantener a la reina Isabel II disminuyó en 1,8 millones de libras el año pasado, según las cuentas divulgadas por el Palacio de Bukingham. Los gastos oficiales de la reina bajaron un 5,3% hasta los 32,1 millones (51,6 M de dólares, 35,5 M de euros) en el ejercicio fiscal 2010/11, contra 33,9 millones en el periodo anterior.

El descenso se debe principalmente a un "aumento de generación de ingresos, al aplazamiento de gastos de mantenimiento de las propiedades y a la aplicación de un congelación de salarios", explicó Sir Alan Reid, tesorero del Palacio de Buckingham, a través de un comunicado. Los gastos de viaje, sin embargo, se incrementaron hasta los 6 millones de libras, contra 3,9 millones el año pasado.

El tesorero real aseguró que "la Reina desea que la casa real continúe reduciendo sus gastos conforme a los recortes del gasto público. Sin embargo, advirtió que después de haber reducido la factura en un 19% en términos reales en los últimos cinco años, será "muy difícil" seguir bajándolos "mucho más" sin que se noten los efectos.

Dentro del programa de austeridad decretado por el gobierno británico desde 2010, los diputados votaron la semana pasada a favor de una reducción de los fondos públicos concedidos a la familia real hasta 2015. Los ahorros de la reina se publican una semana después de la divulgación de las cuentas oficiales de su primogénito y heredero de la Corona, el príncipe Carlos, que el año pasado costó casi un 18% más al contribuyente, aunque también pagó más impuestos al fisco.

Dejá tu comentario