Otro brulote: además de las Leliq ahora se potencian los Pases

Economía

Sin duda, el problemón de las Letras de Liquidez tendrá una resolución en el próximo gobierno. Mientras tanto, la aspiradora del BCRA opera a full.

Al observar el devenir del panorama monetario podría decirse que ¡éramos pocos y llegó el primo de Italia! Hasta mediados de año el tema del stock que habían alcanzado las Letras de Liquidez (Leliq) del BCRA ganó popularidad a raíz de la millonaria cuenta de intereses que se estaba generando. Es más, todo se exacerbó cuando el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, se refirió, antes de las PASO, a dicho tema. Hoy el stock de Leliq asciende a $1.105.079 millones. El tema parece haber pasado de moda para. Lo cierto es que se trata de un problemón que tendrá, seguramente, una resolución gradual en el próximo gobierno.

Pero casi emulando a las criaturas del clásico ochentoso “Gremlins”, a las Leliq parecen haberles nacido una protuberancia: los Pases. Tienen la misma finalidad que las Leliq, o sea, es una herramienta para regular la liquidez del sistema. Vale recordar que hay pases activos, que son préstamos del BCRA a los bancos y los pasivos, que son colocaciones de los bancos en el BCRA.

¿Por qué algunos analistas han puesto el ojo en esto? Debido a la velocidad con la que han crecido y al stock que están alcanzando. En pocas semanas el stock de Pases pasivos pasó de un promedio diario inferior a los $4.500 millones en julio a $43.400 millones en agosto para elevarse en septiembre a $100.000 millones. El stock actual ronda los $163.000 millones. Si bien se trata de un monto decididamente muy inferior al de las Leliq, el tema es que los Pases pasivos se pactan a un día de plazo a una tasa de más del 71% anual. Es decir, es otra fuente de generación de intereses ¡pero diario! Así los bancos con excedente de liquidez, aprovechan para estacionar fondos a un día de plazo a estas tasas dado que la demanda privada de crédito sigue en franca retirada pero además las entidades también prefieren no aumentar la oferta crediticia ante el escenario recesivo y de alta incertidumbre. Cabe señalar que los bancos no ajustaron las tasas de plazos fijos pari passu el aumento de la tasa de referencia de las Leliq. En julio el spread entre la tasa de referencia y el promedio de plazo fijo era de 1.200 puntos básicos, pero se amplió a 1.800 y este mes se elevó a 2.700 puntos.

Desde el punto de vista del balance del BCRA, el stock de pasivos remunerados del BCRA hoy supera los $1.268.491 millones (equivale a toda la base monetaria o al 45% de las reservas). Se trata de otro factor de expansión monetaria contenida. Quizás de mayor reacción que las Leliq pero emisión al fin. Eso en un contexto de caída de la demanda de dinero no es nada auspicioso. Sin duda para prestarle atención. Mientras tanto la cuenta de intereses del BCRA ya supera este año los $482.000 millones. Todo se puede licuar, pero algún día hay que pagar.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario