Mercosur sin frente común ante la crisis

Economía

No habrá una posición conjunta y clara del Mercosur frente a la crisis financiera internacional como la que se pretendía consensuar en la reunión que hoy mantendrán en Brasilia los ministros de Economía, cancilleres y presidentes de bancos centrales del bloque y de países asociados. Brasil ya había bajado las expectativas sobre el encuentro, pero Uruguay fue más terminante y anticipó que las realidades internas de cada miembro del Mercosur dificultan el armado de un frente conjunto.

La idea original de los gobiernos era que los cuatro países integrantes del bloque (la Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay) y otros seis países de la región discutieran hoy en la capital brasileña el impacto de la crisis financiera global y analizaran las medidas adoptadas hasta ahora en toda la región.

  • Sugerencia

    Luego de una reunión en la que sólo estarán presentes los funcionarios de los cuatro miembros, se sumarán los de Chile, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia (asociados) y Venezuela (en proceso de adhesión).

    Este encuentro extraordinario del Consejo del Mercado Común (CMC) fue convocado por Brasil, que ocupa la presidencia pro témpore del bloque, tras una sugerencia formulada por la Cancillería Argentina.

    Aunque el canciller brasileño Celso Amorim ya habría bajado las expectativas sobre los resultados de la reunión («no tenemos la ilusión de que vamos a resolver todos los problemas. Esta reunión será un intercambio de experiencias y para discutir cómo hacer que las acciones en el futuro se puedan adoptar de forma coordinada y transparente», dijo), Uruguay fue más escéptico. El ministro de Economía oriental Alvaro García (quien encabeza la delegación uruguaya junto al vicecanciller Pedro Vaz) dijo que «hablar de unión, es difícil porque los países tienen cada uno sus características propias y sus políticas económicas diferenciadas». No obstante, aclaró que «resulta muy importante conocer cómo están viendo la situación no sólo externa en sus países, sino también interna de cada uno de ellos, básicamente los países mayores, Brasil y Argentina». La intención de Uruguay es mantenerse algo « aislado» de los vaivenes que suelen ser más fuertes en las economías grandes.

    Para sumar rispideces, además,continúa latente el malestarprovocada por la decisión del gobierno uruguayo de objetar la candidatura de Néstor Kirchner a la presidencia de la Unión Sudamericana de Naciones (UNASUR).

  • Indicaciones

    Aprovechando el marco de la reunión regional, los funcionarios argentinos y brasileños llevan la indicación de sus presidentes de encontrar el momento oportuno para tratar -en un encuentro que sólo incluya a ambos países- un tema estrictamente bilateral aún sin resolver del todo: limitaciones a las exportaciones industriales.

    La Argentina intenta suavizar la reacción brasileña por la puesta en marcha de mecanismo que restringen el ingreso de algunos productos desde ese origen en «sectores sensibles», para proteger a los industriales argentinos del impacto generado por la devaluación del real.

    De acuerdo con el protocolo definido, abrirá un diálogo informal de los ministros de Economía y los titulares de los bancos centrales del Mercosur, que tendrá una hora de duración.

    Por la Argentina viajan el canciller, Jorge Taiana; el ministro de Economía, Carlos Fernández; y el presidente del Banco Central, Arnaldo Bocco.
  • Dejá tu comentario