Países del G20 apuran medidas contracíclicas y Moody's ve posible rebote para el segundo semestre

Economía

Trece de las 20 mayores economías del mundo -los del G20- anunciaron prórroga en el pago de impuestos y 12 darán subsidios de ingresos directos a trabajadores.

Trece de las veinte mayores economías del mundo anunciaron el aplazamiento de impuestos y doce darán subsidios de ingresos directos para los trabajadores con el objetivo de morigerar el impacto social que tendrá la crisis desatada por la pandemia de coronavirus, por lo que los países del G20 podría haber un rebote en el segundo semestre.

Entre otras medidas, los gobiernos están anunciando créditos estatales y garantías para empresas; postergación en vencimientos de deudas; refuerzos a los pagos de la seguridad social, como por ejemplo jubilaciones y el equivalente a las asignaciones familiares.

Así lo señala un relevamiento realizado por la agencia estadounidense Moody s, el cual indica que la perspectiva negativa sobre los soberanos globales que se detalla en su informe sobre Perspectiva Soberana Global 2020 reflejó la "creciente vulnerabilidad" de los países.

"Los golpes del brote de coronavirus y la fuerte caída de los precios del petróleo están exponiendo la vulnerabilidad de los soberanos a lo largo de cada uno de los canales de crédito que identificamos con debilidades", dijo la agencia.

En ese sentido, indicó que prevé una baja del Producto Bruto Interno de estas veinte economías, incluida la Argentina, con debilitamiento fiscal y profundización de la vulnerabilidad de los soberanos más débiles, aunque hay luz al final del túnel.

"Asumimos que la crisis, por severa que sea, sigue siendo relativamente breve y ese crecimiento se reanuda en la segunda mitad del año", dijo Moodys sobre los países del G20.

En ese escenario y dado que los países están sacando a relucir todas sus fortalezas y poniendo en ejecución todas sus herramientas contracíclicas, "las implicaciones inmediatas de crédito y calificación para los soberanos sería relativamente limitado".

Sin embargo, la agencia advirtió que el impacto de la crisis es dinámico y podría cambiar: "Si el daño al crecimiento fuera más grave y prolongado, con un aumento de la deuda aún mayor y una financiación asequible menos accesible de lo esperado, las implicaciones crediticias para los soberanos serían más profundas".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario