Economía

REM: estiman IPC del 54,6% y dólar terminando el año a $63

Para noviembre esperan un registro del 4,1% y para diciembre, del 4,3%, con lo que se confirmaría un nuevo freno en proceso de desinflación. Para 2020 esperan cierta apreciación real del tipo de cambio.

La inflación esperada para 2019 se redujo al 54,6% (-1,1 p.p. con respecto al informe anterior), aunque todavía alcanzará un máximo desde 1991, superando así al 47,6% observado el año pasado. Así lo indicó el Banco Central al divulgar los datos del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), que anticipa una suba de precios del 43% para el año que viene. En esta línea, las proyecciones para el dato de noviembre se mantuvieron en 4,1% mensual, lo que implicaría una aceleración frente al 3,3% que informó el INDEC para octubre. A su vez, para diciembre esperan una cifra del 4,3%, en un marco donde ya se descuenta que la autoridad monetaria saldrá a financiar la brecha fiscal con emisión monetaria, lo que implica que, por el momento, el proceso de desinflación volvería a tomarse una pausa.

Por otro lado, las expectativas de depreciación del tipo de cambio disminuyeron, a partir de la imposición del cepo hard, que limitó las compras de dólares a u$s200 por mes. En el REM, los analistas anticiparon que la moneda estadounidense terminará el año en $63, $2 por debajo del último informe. A su vez, para 2020 se espera que el Banco Central convalide cierta depreciación del tipo de cambio en términos nominales, cerrando el año en $85,9 (-$1,4), lo que implicaría una variación del 36,3% y una apreciación real de la moneda argentina frente al dólar.

En este contexto, las proyecciones sobre la tasa de referencia de la economía disminuyeron con respecto al informe anterior. De acuerdo con los analistas, el rendimiento promedio de las Leliq sería del 59% en diciembre, por debajo del piso anunciado el viernes por el COPOM del 63%. Para 2020, el indicador mantendría un sendero descendente hasta alcanzar el 40%, manteniéndose con respecto al último dato del REM. Cabe destacar que, según ha trascendido, el próximo gobierno mantendría una política de tasas de interés negativas para facilitar la toma de créditos, lo que podría tener cierto impacto sobre la evolución de los precios de la economía.

Por otro lado, para este año se espera una contracción del PBI del orden del 2,8% (-0,2 p.p.), con lo cual, la economía argentina acumularía dos años de caídas en fila, mientras que para 2020 el producto bajaría 1,7%, totalizando, por lo menos, tres años consecutivos de recesión. Vale destacar que para el último trimestre, las expectativas en la merma de la actividad pasaron del 1,4% desestacionalizado al 2% y para el primer trimestre de 2020 se espera una contracción del 0,6%. A su vez, para 2019 se proyecta un déficit fiscal primario de $173.800 millones y para 2020, de $200.000 millones, lo que implicaría un aumento en términos nominales, no así en términos reales, considerando una inflación del 43%.

Lo cierto es que los datos para el año que viene deben ser tomados con pinzas, dado que el presidente electo, Alberto Fernández, aún no ha dado mayores precisiones sobre el programa económico sobre el cual va a avanzar el próximo gobierno. Ya se da por descontado que habrá una renegociación de la deuda, pero aún no se ha definido cómo se avanzará en términos de políticas monetaria y fiscal. El viernes se dará a conocer el futuro gabinete de ministros. A partir de allí, ya se espera que comiencen los anuncios de la economía que se viene.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario